Los mejores y peores regalos de Reyes: ¿de qué clase son los tuyos?

Anita del Valle

Los mejores y peores regalos de Reyes

"¡Vaya porquería de Reyes he tenido!", denuncia indignada Mari Pili en la hora del cafecito. Parece que la crisis también ha llegado a su casa. Al menos, eso pensé en un primer momento. "¿Por qué, qué te han traído?", pregunta obligada Rosa. "Pues mira: varios pares de calcetines, una cestita con cosméticos, jabones y velas para el baño, un portarretratos y... no te lo pierdas: ¡¡un imán para la nevera!! ¿Se puede ser más cutre?" Rosa y yo nos miramos; silencio absoluto.

"¿Qué? ¿No os parece una porquería?", trata ansiosa de encontrar nuestro apoyo. "Pues la verdad es que no. Te han hecho más regalos que a la mayoría de los niños ¿y todavía te quejas? Además, yo no veo qué tienen de malo esos regalos". "Yo tampoco", me uno a Rosa.

Los peores regalos

"¿Que qué tienen de malo? ¡Que son de los peores regalos que se pueden hacer! Y lo no lo digo sólo yo, que conste". Mari Pili nos leyó una de esas noticias que tanto le gustan para argumentar su teoría; un estudio de una empresa austrialiana que menciona los mejores y peores regalos que se pueden recibir en Navidad. Y entre los peores, efectivamente, se encontraban los típicos calcetines, los jabones y velas aromáticas y esos horribles imanes que no podemos evitar comprar cada vez que viajamos al extranjero. Al menos les damos una salida, pensé. Anda que no me ahorraría en regalos si me atreviese a encasquetarlos...

Los mejores regalos

"Anda, pues yo soy una afortunada: los dispositivos electrónicos y las experiencias no tangibles como entradas y viajes son los que más éxito tienen -lee Rosa- ¡y a mí me han regalado un iPad Mini y un circuito Spa!" "¿No ves como los míos son una porquería? -insiste envidiosa Mari Pili-. ¡Eso es porque tienes novio! Aquí dice que las parejas son quienes más aciertan con los regalos... justo al contrario que los compañeros de trabajo y jefes, que parece que los eligen a mala idea". ¿Los jefes hacen regalos?, me pregunto sorprendida. A mí el único regalo que me ha hecho mi jefe es una reducción de salario y una bronca diaria.

Yo no tuve Reyes Magos, pero ninguna de ellas me dio envidia. Hace años que dejé de celebrarlo. No regalo ni quiero que me regalen nada, aunque reconozco que mi madre no puede evitar comprarme algo. Escucho paciente la lista de regalos de mis amigos, contesto como puedo a la reiterada pregunta '¿y a ti qué te han traído los Reyes?' -realmente, aunque en ese momento sienta cierta tristeza, me encanta ver las caras que se les queda cuando digo 'nada'- y espero a que la gente salga de sus casas después de 'jugar' con sus nuevas adquisiones. Pero ni me enfrento a críticas como las de Mari Pili, ni me vuelvo loca buscando a última hora, ni me gasto una pasta que no tengo, ni aguanto colas en plenas rebajas para devolver la 'porquería' que me han regalado. Eso no quiere decir que no haga mi carta a los Reyes Magos.

Puedes leer más artículos similares a Los mejores y peores regalos de Reyes: ¿de qué clase son los tuyos?, en la categoría de Blog en Diario Femenino.