El amor es ciego y poco crítico

Saúl C. Montaño Quintanilla
El amor es ciego, dice un refrán popular y ahora resulta que esta verdad aparece avalada científicamente por un estudio del Centro de Regulación Genómica de Barcelona, España.

Pero no son todas las expresiones amorosas las que pierden esa capacidad de crítica y juicio social, solo el amor romántico o maternal es ciego según los científicos. Ante ellos los defectos y errores de los destinatarios del amor pierden importancia y todos, absolutamente todos, merecen ser perdonados. No por gusto ciertos estados de derecho invalidan los testimonios de madres y cónyuges en un juicio legal y hasta exoneran a las personas con esos vínculos del delito de complicidad.

El amor es ciego


Amor es ciego
El asunto es que al parecer el amor romántico y el maternal actúan de manera similar sobre el cerebro, activando y desactivando las mismas zonas, incluidas las encargadas del juicio social y la evaluación de la actitud humana. Se pierde así la capacidad de criticar a los seres queridos, situación que se manifiesta también en otras especies de animales.

Los estudios difundidos recientemente se basan en experimentos desarrollados a la par en humanos y ratones con el propósito de conocer el complejo funcionamiento del cerebro. Los resultados parecen encaminados a la búsqueda de añejas respuestas como s como qué pasa cuando nos enamoramos, qué sucede en el cerebro o por qué sentimos -o no- deseo sexual.

Para Mara Dierssen, neurobióloga del citado Centro, el amor es una adicción química entre dos personas "atadas" por circunstancias y sentimientos comunes como la atracción física, el apetito sexual, el afecto y el apego duradero. Esas emociones desatan un conjunto de alteraciones químicas que generan sustancias como la dopamina, responsable de la sensación de atracción; o la serotonina, implicada en los pensamientos obsesivos.

No obstante los avances, presumo que la verdad definitiva tardará en abrirse camino pues el cerebro es el órgano que más secretos oculta aún a la ciencia y de cualquier forma, si finalmente consiguieran explicar por qué el amor es ciego, dudo mucho que alguien consiguiera los espejuelos adecuados para corregir tal defecto.