Demasiado gorda para ser Sarah Ferguson

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

15 de octubre. La mujer del día es hoy Sarah Ferguson. Felicitamos a la duquesa de york porque hoy es su cumpleaños preguntándonos qué ha sido de la pelirroja más escandalosa de la casa real británica. Esta mujer con personalidad no se ha dejado vencer por las críticas y vive su vida sin importarle la opinión de los demás.

Sarah Ferguson: la oveja negra de la familia real

Cuando Sarah Ferguson se casó con el príncipe Andrés de Inglaterra muchos pusieron el grito en el cielo porque no parecía la mujer más adecuada para un príncipe atractivo. Las comparaciones con su perfecta cuñada Lady Di acabaron por convertir a la nueva duquesa en el patito feo de la casa real británica. El delito de Sarah Ferguson no era otro que su peso. Demasiado gorda, decían.

Si su matrimonio con Andrés no funcionó, sí lo hizo su unión como amigos y padres de dos hijas a las que han educado de forma conjunta a pesar de su divorcio. Todo un ejemplo para tantas parejas divorciadas que protagonizan encarnizadas luchas perjudicando a sus hijos. A pesar de esto, Sarah Ferguson seguía siendo criticada. Demasiado gorda, seguían diciendo.

Lo cierto es que Sarah Ferguson ha pasado unos años llenos de escándalos sentimentales, financieros, tráfico de influencias...un sinfín de motivos por los que podía haber sido criticada. Sin embargo, seguía siendo juzgada principalmente por su físico. Y eso es lo que a nosotras nos parece un auténtico escándalo. Que a estas alturas una mujer sea condenada por no seguir los cánones de belleza.

Mucha gente se pregunta qué ha sido de esta mujer que un día perteneció a la realeza. ¿Cómo es su vida? Su divorcio no le supuso la exclusión de la alta sociedad británica. Con críticas y todo, Sarah Ferguson siempre ha pertenecido a la aristocracia y ha seguido moviéndose en esos círculos en los que los poderosos anónimos se mezclan con las celebrities más de moda. Aunque oficialmente es autora de cuentos infantiles.