Poema de amor triste: Te echo de menos, papá

Teresa Guerra

Pocos momentos hay más tristes en nuestra vida que la muerte de nuestros padres. A pesar de saber que es inevitable preferimos no pensar en ello, y si ocurre llegar a sumirnos en una depresión. No hay dolor más profundo ni más intenso, por eso es importante intentar encontrar consuelo a través de distintas vías.

Una de ellas son los poemas de amor tristes, cuyos versos nos invitan al recuerdo y la reflexión como forma de cerrar un capítulo de nuestra vida y comenzar uno nuevo en el que nos acompañará una persona menos. Aprender a seguir nuestro camino con el apoyo de un padre es difícil, por eso estas poesías resultan tan útiles como medio para desahogarnos.

Un poema triste de amor para recordar a papá

Debiste haber cumplido años hoy
y ya no estás, para tu bien.
Guardo tus palabras
y tu postrera ansiedad por mi
destino,
porque la historia no te permitió
vislumbrar este momento,
mucho menos comprenderlo.
El juicio ya fue dado.
te cuento que conservo para mí sola
tu amor generoso.
Tu mano en la cuchara
dándole el último desayuno al nieto,
haciendo más ligera
la pesada atmósfera de la despedida.
Cada uno en su lado,
como dos caballeros antiguos y
nobles
abrazándose, antes el duelo final,
fatal.

Decir adiós a un padre es triste, pero no debemos olvidar que su espíritu siempre nos acompaña a través de los recuerdos y de nuestro amor, que permanecerá siempre intacto. Encuentra el apoyo que necesitas es los versos de amor de este poema e intenta luchar para salir adelante.

El cariño que nos transmiten los padres es inigualable, al igual que su sabiduría fruto de la experiencia y que tantas veces despreciamos. La mejor forma de honrar su recuerdo es sin duda cumplir con las enseñanzas que nos han dejado y disfrutar al máximo de la vida como ellos habrían deseado.