Botox sin inyección: adiós a las arrugas con solo un gel

Teresa Guerra

 Botox sin pinchazos

Las arrugas son nuestras principales enemigas en lo que a cuidado facial se refiere. Son muchas las formas de prevenir los signos de envejecimiento, pero una vez han comenzado a aparecer tenemos que recurrir a otros tratamientos que nos ayuden a disminuirlas, como es el caso del botox, uno de los recursos más populares.

El botox, tradicionalmente, se aplica a través de inyecciones en distintos puntos de la cara, lo que aparte de incomodidad puede ser fuente de problemas sanitarios. Ahora, gracias a una nueva y revolucionaria técnica procedente de Estados Unidos, puede que ya no sea necesario tener que recurrir nunca más a este sistema.

Botox sin pinchazos para eliminar las arrugas

Este nuevo botox está formado por un gel compuesto por los mismos principios activos que en que se inyecta, la diferencia está en su aplicación tópica que evita los pinchazos pero asegura los mismos resultados y penetración en las capas más profundas de la piel. Deben aplicarlo profesionales, pero es un procedimiento muy simple que dura media hora y garantiza resultados en dos o tres días.

Los beneficios de este nuevo sistema se basan principalmente en la comodidad y en la disminución del dolor así como de otras molestias asociadas (pinchazos, hematomas etc.) pero también cuenta con otras ventajas. Una de las más destacadas es que el método de aplicación garantiza que las arrugas desaparecen de forma más uniforme y natural, logrando mantener mejor la expresividad facial.

Sin embargo, no se trata de un sistema perfecto, ya que los resultados, si bien aparecen con rapidez, también son menos duraderos, empezando a desaparecer en torno a los dos o tres meses tras su aplicación, y es menos preciso, por lo que no resulta útil para las arrugas más marcadas. A pesar de ello puede ser una interesante alternativa a considerar, siempre que no nos olvidemos de que la clave para una piel lisa y perfecta es el cuidado facial diario.