Tratamientos faciales bebibles: colágeno y ácido hialurónico en un sorbo

Teresa Guerra

Los tratamientos faciales cada vez son más habituales y no sólo entre las celebrities, de ahí que haya aumentado su variedad. Cada vez son más las técnicas de las que nos podemos ayudar, desde las cremas de cuidado facial a otros más complejos como mascarillas de oro o láser. Ahora llega la última moda, los tratamientos bebibles.

Y es que, aunque un buen cuidado facial sea la clave para mantener una piel libre de arrugas, hay ocasiones en las que es inevitable tener que recurrir a estos tratamientos para obtener buenos resultados. Los tratamientos bebibles ofrecen una alternativa menos invasiva y más segura, por eso están triunfando ya en Asia.

Colágeno y ácido hialurónico para beber

Muchas compañías, como Expert Skin o Borba, han apostado fuerte por estos nuevos tratamientos que se basan en el concepto de curar la piel desde dentro. Por supuesto, beberlos tiene una menor efectividad que los tratamientos directos, puesto que éstos actúan directamente la zona afectada, pero son un buen complemento al aportar micronuetrientes que reparan y regeneran la piel desde su interior.

Entre los complementos disponibles destacan el colágeno y el ácido hialurónico. El colágeno es una proteína que se encuentra presente en muchos tejidos, desde los huesos al pelo, y se encarga de proporcionarle estructura. Es rico en los aminoácidos glicina y prolina, y a partir de cincuenta años disminuye su producción natural, siendo más acusada la aparición de arrugas y flacidez, por lo que se debe proporcionar a la piel un aporte extra de colágeno.

Por su parte, el ácido hialurónico es responsable de la elasticidad y la hidratación de la piel. Como se consume con mucha facilidad es necesario reponerla de forma periódica, favoreciendo su absorción oral combinándola con sal de sodio. La combinación de ambos activos nos ayuda a regenerar la piel y ayudar a la disminución de las arrugas. Es un tratamiento efectivo si se combina con otros para mantener el aspecto de la cara joven y radiante.