La importancia del colágeno contra el envejecimiento facial

Teresa Guerra

 La importancia del colágeno

Para tener una correcta estructura en la piel y así frenar la aparición de arrugas y flacidez debemos tener unos adecuados índices de fibras de colágeno y elastina. Estas fibras son las responsables de la elasticidad y firmeza de la piel.

Dentro de nuestra piel, las células encargadas de fabricar las fibras de colágeno y elastina son las llamadas fibroblastos, por lo que cualquier tratamiento facial antiedad se debe encargar de alimentar a dichas células más cantidad de estas sustancias. Si bien la elastina son las fibras que dan la base de la estructura, el colágeno es el encargado de recubrir estas fibras y hacerlas resistentes, por lo que en última instancia el colágeno es el mayor responsable de la firmeza de la piel.

El papel del colágeno en el cuidado facial

Hay distintos tipos de colágeno: los más importantes son el I, II, y IV, los cuales dan mayor grosor a la fibra de elastina, y sobre todo el colágeno tipo III, que mantiene compactados estos “muelles” del colchón de la piel. Cuando somos bebés, nuestros índices de colágeno tipo III son muy altos, y según envejecemos fabricamos menor cantidad de todos los tipos de colágeno y en especial de éste, el tipo III, llamado “colágeno de estructura

Para suplir esta carencia hay muchos productos que contienen colágeno de origen animal o vegetal, pero dicho colágeno tiene un alto peso molecular, con lo que no consigue penetrar en las capas profundas de la piel, y permanece sólo en la capa más superficial de la piel, la llamada epidermis, por lo que no es un método muy efectivo para combatir los síntomas de la edad.

Otra vía es inyectar colágeno, a través de la cirugía médico estética. Como dicho colágeno no es propio de nuestra piel puede que parte sea reabsorbido y deshechado por el sistema linfático, e incluso puede generar reacciones alérgicas, por lo que no se trata de una vía muy segura. Por lo tanto la mejor opción es estimular a nuestros propios fibroblastos para incrementar la producción de colágeno a través de cremas, sueros y mascarillas ricos en aminopéctidos o a través de aparatología facial como son la radiofrecuencia y la fotoestimulación.

Puedes leer más artículos similares a La importancia del colágeno contra el envejecimiento facial, en la categoría de Cara en Diario Femenino.