Limpieza facial completa de la frente: por una cara sin granos

Teresa Guerra

 Limpieza facial de la frente

A la hora de realizar una limpieza facial completa existen diferentes zonas en las que se divide habitualmente la cara para poder atender a cada zona de forma específica. La frente es una de las más conflictivas, ya que cualquier pequeño problema en la piel se verá de forma mucho más llamativa, siendo además una de las zonas que más tendencia tiene a sufrir enfermedades como el acné.

La frente, nariz y mentón forman la denominada “zona T”, donde se acumula principalmente la producción de sebo, haciendo que se conviertan en las áreas más grasas de la cara, y por tanto con mayor tendencia a sufrir acné. La frente es también una de las zonas donde más afecta la radiación solar, algo que también debemos tener en cuenta a la hora de establecer nuestras rutinas de cuidado diario.

Paso a paso en el cuidado facial de la frente

Para una correcta limpieza de la frente es clave que reiremos bien todo el pelo del rostro. Se trata de algo que debemos hacer en cualquier limpieza facial, pero en este caso es imprescindible ya que al extender la crema podemos manchar la raíz del pelo, por lo que conviene sujetarlo correctamente, sobre todo si llevamos flequillo.

A continuación debemos seguir los pasos que acostumbremos a realizar en una limpieza, comenzando por limpiar la piel con jabón o leche limpiadora, extendiéndola bien por toda la superficie y aclarando con suavidad. Después aplicaremos tónico facial para recuperar el pH neutro de la piel.

Dado que en la frente es donde más podemos sufrir problemas como granos o puntos negros debemos recordar que lo más importante es no apretarlos con las uñas, pues además de causar una herida extenderemos la infección. Si hay que extraer el pus de algún granito debemos hacerlo apretando suavemente con una gasa o un pañuelo, y limpiar bien la zona, aunque lo mejor es que se encarguen de hacerlo profesionales.