Remedios caseros para las espinillas: cómo eliminar el acné de forma natural

Marta Valle

El acné es una infección cutánea producida cuando los poros presentes en la superficie de la piel se taponan causando la aparición tanto de granos como de espinillas. Factores como la excesiva producción de grasa por parte de las glándulas sebáceas, la falta de higiene en el área afectada, la acumulación de células o las bacterias pueden provocar una situación en la que los poros terminen por bloquearse. Aunque la presencia de espinillas es más común en las chicas adolescentes debido a los continuos cambios hormonales que están sufriendo sus respectivos organismos, las mujeres pueden padecer esta anomalía en cualquier momento de sus vidas. El tratamiento habitual de este problema suele hacerse a través de productos cosméticos, sin embargo existen una serie de remedios caseros que nos van a ayudar a acabar con estos molestos granos.

Eliminar las espinillas mediante la utilización de remedios caseros

Una de las formas más efectivas para evitar la presencia de espinillas en la piel consiste en mantener este órgano limpio. Un remedio casero muy efectivo para llevar a cabo esta tarea resulta en la combinación de una cucharada de sales de Epsom y tres gotas de yodo en 125 mililitros de agua. Una vez hervida y reposada la mezcla, podemos aplicarla en la zona afectada por el acné mediante el uso de un algodón. Si deseamos incidir directamente sobre el exceso de grasa podemos aplicar zumo de limón fresco sobre la piel todas las noches antes de irnos a la cama, recordando aclarar la zona una vez nos levantemos. Con cierta persistencia, lograremos eliminar las espinillas sin causar sequedad dérmica.

Un truco casero y muy popular a la hora de eliminar las espinillas en la piel consiste en la aplicación de una porción de tomate maduro o de un trozo de pan que haya sido previamente empapado en leche. Deberemos dejar que haga su efecto durante toda la noche, sujetando el tomate o el trozo de pan con la ayuda de un esparadrapo.

La piel de naranja también puede ser un remedio casero muy útil para paliar la presencia de espinillas en la piel. Para ello la mezclaremos con agua y haremos una especie de pasta que podremos aplicar en el área afectada unas dos o tres veces a la semana. Este truco va a ayudarnos a reducir las cicatrices causadas por el acné y a devolver la epidermis a su estado natural.