Beneficios de la manicura de gel y las uñas de porcelana

Irene Gusi

Las uñas de gel y las uñas de porcelana son dos tipos de manicuras muy utilizadas entre las mujeres.

Puedes optar por la opción de visitar un centro de estética para realizarte estos diseños o por hacerlo desde casa con los kits que venden en este tipo de centros o en las páginas webs de las marcas de cosméticos más conocidas.

Uñas de gel y uñas de porcelana

1. Uñas de gel: as uñas de gel son una manicura semi permanente muy fácil de trabajar. Para darle forma se pueden hacer con un molde o directamente sobre la uña.

Su elaboración es sencilla ya que sólo necesitaremos los esmaltes de gel con los tonos que más nos gusten y una lámpara UV para un secado y fijación más eficaz.

El acabado es muy profesional  y la duración es más larga que en cualquier otra manicura. Pese a su durabilidad, es recomendable realizar una revisión cada tres semanas para que se mantengan perfectas mientras la uña natural crece.

Las ventajas más señaladas de las uñas de gel son: la variedad de diseños que puedes escoger, la capacidad de personalizar las uñas para darle un toque personal a tu look, la resistencia a que se rompan y se descamen y la capacidad de adaptarse a la perfección a la uña natural. 

2. Uñas de porcelana: Si tus uñas naturales se caracterizan por ser quebradizas, el acrílico y por ende la porcelana es tu mejor opción. La dureza de este tipo de manicura es mayor y conseguirás un resultado más resistente.

En la decoración, las uñas de porcelana permiten más posibilidades de técnicas que las de gel. También deshacerse de las uñas de porcelana es más sencillo que en las de gel y resulta menos arriesgado para la uña natural.

Además, las uñas de porcelana poseen un apariencia muy natural porque son creadas a mano, una por una, y con ello te aseguran una extensión natural y a tu medida.

Puedes leer más artículos similares a Beneficios de la manicura de gel y las uñas de porcelana, en la categoría de Uñas en Diario Femenino.

Publicado:
Actualizado: