Por qué pueden ser malas las uñas postizas

Irene Gusi

Las uñas postizas nos ayudan a lucir unas manos perfectas en todo momento, y se puede optar por distintos tipos que dotan a tus uñas de un aspecto muy natural. Para que el uso de la manicura postiza no acarree problemas en tus manos y uñas deberás llevar a cabo una serie de cuidados.  

Los beneficios de las uñas postizas son conocidos por las mujeres que deciden realizarse esta manicura, pero el hándicap se encuentra en no conocer las desventajas que nos pueden provocar.

Los materiales empleados en la fabricación nos permiten lucir unas uñas cómodas y seguras, además de poder dotarlas de la forma y tamaño deseado a través de una lima e incluso cambiarlas de color.

Los problemas de las uñas postizas

Sin embargo, un mal uso de ellas puede tener desastrosas consecuencias que nos obligarían a esconder las manos en vez de conseguir nuestro principal objetivo, presumir de ellas.

La salud de las uñas naturales se puede ver afectada debido al uso de los adhesivos que se emplean para fijar las postizas o también por una mala higiene que favorezca la aparición de hongos o alergias.

Para saber estas consecuencias, primero debemos conocer los tipos de uñas postizas que existen en el mercado. Por lo general nos encontramos con dos tipos: las uñas prefabricadas y las que se moldean. Entre ellas podemos crear otra categoría en la que se encuentran las uñas de gel, de lino o seda, de acrílico y de porcelana.

Después de conocer los tipos que podemos emplear en nuestras uñas, es importante recordar que un control cada dos semanas en el salón de belleza es fundamental para que luzcan como si se acabasen de realizar.

Al igual que los cuidados, tendrás que saber que la falta de un hábito de higiene adecuada y el descuido al usar las uñas sintéticas puede generar problemas en la salud de nuestras manos.

Los hongos son uno de los problemas más comunes que surgen al realizar las uñas postizas debido a la humedad. Estas bacterias se reconocen porque en un principio aparecen como si fuesen moho, es decir presentan un color blanco y fino que, con el paso del tiempo puede llegar a volverse verdoso.

Es importante recurrir al centro de estética o belleza cada 15 días para controlar cualquier problema de parásitos.

También las uñas postizas pueden ser motivo de alergia. Normalmente ocurre debido a los productos que se utilizan para realizarlos, y por ello lo más conveniente es comprobar primero que dichos productos que vamos a utilizar no tendrán efectos contraproducentes. Esta prueba se realiza aplicando una pequeña cantidad del adhesivo o quitaesmalte y esperar unos minutos para ver si hace reacción.

Además tendrás que vigilar el estado de las cutículas, que no se presenten inflamadas o enrojecidas, pues esto solo nos indicará que nuestro organismo rechaza los productos utilizados y será necesario suspender de forma inmediata el uso de las uñas postizas.