Tener hijos: una elección no una obligación

Hablamos con María Fernández-Miranda, autora del libro No Madres

Lidia Nieto
 
Leemos a diario miles de noticias sobre las mujeres y la maternidad, sobre cómo se posiciona ante esta aventura en la que se embarca, sobre las situaciones a las que tiene que hacer frente en su día a día, entre ellas la dichosa conciliación, pero poco se habla aún de aquellas otras mujeres que por decisión propia u obligada han decidido no tener hijos. ¿Quién las escucha? ¿Quién les pone voz? María Fernández-Miranda es periodista y autora del libro No Madres (Plaza y Janes), con el que ha querido poner la primera piedra en esta lucha que muchas mujeres tienen contra los tópicos, contra la idea de que tener hijos es un deber o una obligación. Puede que en la época de nuestras abuelas si lo fuese, pero hoy, menos mal, es una opcion. “No madres es un libro que pretende dar voz a las mujeres sin hijos, así como romper los tópicos que suelen ir asociados a esta condición (cuando no tienes hijos a menudo escuchas frases como “eres una egoísta”, “no estás completa” o “cuando seas mayor te vas a arrepentir”). No es un libro en contra de la maternidad, sino a favor de la libertad de elección. Se dirige, sobre todo, a las mujeres que no tienen hijos (ya sea porque no pueden o porque no quieren) y se sienten solas o juzgadas por ello, aunque me gustaría que en el debate entrasen todas, madres y no-madres. El libro consta de tres partes: en la primera cuento mi experiencia de no-maternidad, en la segunda entrevisto a mujeres que tienen vidas plenas y no son madres por diferentes motivos (las actrices Maribel Verdú y Carmen Ruiz, la galerista Soledad Lorenzo, la periodista Mamen Mendizábal, la editora Inka Martí, la escritora Rosa Montero, la modelo Almudena Fernández, la cantante Alaska, la filántropa Sandra Ibarra y la presentadora Paula Vázquez) y en la tercera recuerdo a mujeres de otras épocas que dejaron huella a pesar de no haber tenido descendencia, desde la escritora Virginia Woolf a la periodista Oriana Fallaci o la diseñadora de moda Coco Chanel, entre otras", cuenta la periodista. 
 
Ella sabe muy bien de lo que habla: María Fernández-Miranda se sometió a siete fecundaciones in vitro sin éxito, un proceso largo y duro del que saca una lección: "Aprendí que, por mucho que te esfuerces, hay cosas que no dependen de ti y debes dejarlas pasar". Y, desde su propia viviencia, extrae un mensaje esperanzador para aquellas chicas que estén pasando por su misma situación: "Yo les diría que se marquen un límite. Hoy en día nos dicen que todo es posible: si no puedes de forma natural, hazte una inseminación artificial, y si no una fecundación in vitro, y si eso no funciona recurre a la ovodonación, y si sigues sin conseguirlo prueba la gestación subrogada… ¿Y qué tal si nos planteamos que quizá no puede ser, y que la vida sin hijos también tiene muchísimas ventajas? ¿Por qué nadie nos habla de esa alternativa?". 
 

No tener hijos también tiene sus ventajas  

Y es que en esta sociedad, en este país, en este mundo sigue habiendo una obsesión porque seamos madres. ¿Cuántas veces escuchamos en la radio o leemos en las revistas de corazón el 'supuesto' embarazo de una famosa? Pero vamos mas allá y seguro que esta situación la has podido vivir tú en tus propias carnes. Llegas al cumpleaños de tu sobrino de la mano de tu marido con ganas de pasarlo bien, con energía para aguantar lo que te echen y con una sonrisa que eclipsa al que te mira, pero alguien, en algún momento de la comida y sin saber por qué, te salta la dichosa pregunta: "¿Cuándo aumentamos la familia?". En ese momento, tú piensas si esquivar la bala o contraatacar, pero por el bien del cumpleañero te decantas por la primera opción. Y, aunque te molesta un poco, tú eres feliz porque, como le ocurrió a la autora de No madres, has descubierto que la no-maternidad tiene muchas ventajas. "Con la maternidad ganas unas cosas y pierdes otras. Y con la no-maternidad, exactamente lo mismo. No creo que haya un camino mejor que otro, simplemente son diferentes. Cuando entrevisté a Inka Martí me dijo: 'Ya conocemos todas las ventajas de tener hijos, porque llevamos escuchándolas desde que somos pequeñas. Pero nadie habla de las ventajas de no tenerlos'. Es verdad que ganas muchas cosas: libertad, una relación de pareja más fácil, más tiempo para desarrollar tu parte creativa, más dinero para viajar, más valentía a la hora de aceptar retos profesionales (porque, si sale mal, nadie depende de ti)… Y, por supuesto, te pierdes otras experiencias. ¡Nada es perfecto!".
 

La felicidad de la mujer

¿Soltera? ¿Casada? ¿Con hijos? ¿Sin hijos? Lo que de verdad importa es la felicidad y cada mujer es feliz de una manera y nadie, ni una amiga, ni una madre, ni una suegra, ni una compañera de trabajo, nadie puede cuestionarlo. Soledad Lorenzo, una de las entrevistadas en No Madres, relata en el libro cómo intentó ser madre, no lo consiguió y construyó su vida de manera diferente. "Cuando echa la vista atrás- cuenta María Fernández-Miranda-, al final se alegra de que las cosas hayan salido así. Es muy reconfortante leer su testimonio cuando te entran dudas sobre tu propia condición de no-madre".
 
Y María Fernández-Miranda solo pide una cosa: "Que se acaben las preguntas indiscretas. Que ninguna mujer tenga que escuchar más: ¿Y tú, cuándo piensas tener un hijo? Y que todas aprendamos a ponernos en el lugar de la otra y a no criticar el camino que elige o le toca a cada cual: ni yo soy más guay por no tener hijos ni una madre está más completa por tenerlos". ¡Ojalá!