Por qué la felicidad no depende de tu estado civil

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Los cuentos sobre las relaciones de pareja, los príncipes azules y la familia feliz han pasado a la historia. Ahora sabemos que la felicidad depende de nosotras mismas. No necesitamos a nadie que nos haga felices, aunque podemos perfectamente compartir esa felicidad con un amor. Descubre por qué la felicidad no depende de tu estado civil, sino de ti misma.

La felicidad de cada estado civil

Vivir en una relación de pareja no es limitante ni excluyente. Si lo es, es que estás en una pareja tóxica de la que debes salir cuanto antes. Decimos esto porque frente a todas la bondades que indudablemente tiene la soltería, se sitúan todos los beneficios de vivir en pareja, de disfrutar del amor, de compartir tu felicidad con otra persona y de sentir la mano de la persona que amas cada día de tu vida.

Vivir soltera no es un castigo. Si lo es, es que no tienes la actitud correcta ante tu situación sentimental. Esto lo aclaramos porque aún existe mucha presión social para buscar una pareja, mucha incomprensión sobre la soltería y muchas preguntas indiscretas que pueden hacer que tu bienestar emocional se tambalee. No hagas caso de las habladurías y disfruta.

Soltera o en pareja, casada o divorciada, poco importa a la hora de lograr la felicidad porque ese es un asunto personal y que está únicamente en tus manos. Ni tu novio te dará la felicidad, ni tienes que esperar a encontrar el amor para ser feliz. El amor de tu vida lo deberías haber encontrado hace tiempo dentro de ti, porque eres tú misma. Y si no lo has encontrado, siempre estás a tiempo.

La felicidad no depende de tu estado civil. La vida te ofrece mil oportunidades para ser feliz con pareja o sin pareja, solo tienes que estar atenta y no dejarlas pasar. Pero hay algo que debes tener en cuenta a la hora de ver esas oportunidades y es saber que te mereces lo mejor en cada momento, que tú tienes el poder para ser feliz y que nada ni nadie puede frenarte para conseguirlo.

Puedes leer más artículos similares a Por qué la felicidad no depende de tu estado civil, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.