10 razones por las que una pareja es tóxica

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Si te estás planteando qué falla en tu relación de pareja, puede que estés ante una pareja tóxica. Sin ánimo de echar las culpas a la otra persona, que también puede ser un hombre tóxico, la responsabilidad a veces suele estar repartida a medias. Estas son 10 razones por las que una pareja es tóxica y debes aceptarlo cuanto antes.

Señales que indican que estás en una relación tóxica

Hay ocasiones en que eliges, por motivos que no vienen al caso, a un hombre tóxico para formar una relación. Pero otras veces es la propia dinámica de la pareja la que se convierte en tóxica y estas son algunas señales.

1 Celos. No nos cansaremos de repetir que los celos no son un signo de amor, sino de posesión y también de inseguridad. Una relación con celos, vengan de donde vengan, es una relación altamente tóxica.

2 Mentiras. Algunas parejas se mienten, no necesariamente es una cuestión de infidelidad, sino mentiras para no provocar una discusión, para no molestar a la pareja o por cualquier otro motivo.

3 Discusiones. No es malo discutir en pareja, lo que resulta todo un veneno para la relación son esas discusiones en las que reproches pasados salen a la luz sin tener relación con lo que se está discutiendo.

4 Dependencia. Cuando uno de los dos en la pareja vive la relación con un sentimiento de dependencia, con la sensación de que necesita a la otra persona y que no puede vivir sin la otra persona, la relación se convierte en tóxica inmediatamente.

5 Manipulación. El chantaje emocional y la manipulación van de la mano en esas parejas que intentan conseguir cualquier cosa a base de manipular y moldear a su pareja.

6 Control. La pregunta de quién tiene el mando en las relaciones de pareja es algo que debería desterrarse de una vez por todas. Una relación con una persona controladora es un infierno en el que el amor, el compañerismo y el trabajo en equipo desaparecen para no volver jamás.

7 Desilusión. Cada persona tiene un grado diferente de optimismo y de pesimismo y eso no debe ser un obstáculo para la pareja. La relación se convierte en tóxica cuando la desilusión de uno se traspasa al otro en forma de paralizar sus sueños y sus ilusiones.

8 Vampirismo. Hay personas que son vampiros emocionales que viven de chupar la esencia de su pareja. Transforman su personalidad, la anulan, la dejan sin su propio brillo hasta que termina por perderse en esa relación tóxica de la que es muy difícil salir.

9 Comunicación. Una pareja que no habla es una pareja tóxica. La falta de comunicación es uno de los problemas más frecuentes en las parejas y también uno de los más destructivos.

10 Interés. Cuando lo que mueve a la relación de pareja es el interés, y no precisamente el interés amoroso, es igualmente una relación tóxica. Los intereses pueden ser variados, por más que el más rumoreado sea el económico, pero también puede haber intereses sociales o algo tan común y personal como el miedo a la soledad.