La guía definitiva para perdonar una infidelidad

Cómo recuperar la confianza en pareja

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Tú vivías feliz en tu relación de pareja y de pronto un día empiezas a sospechar que tu novio te engaña. No eres una mujer celosa, así que tus sospechas tienen una base firme y acabas por confirmar la infidelidad. ¿Cuál es el siguiente paso? O dejas a tu novio o le perdonas. Y tenemos la guía definitiva para perdonar una infidelidad, si eso es lo que quieres.

Pasos para perdonar una infidelidad

Debemos dejar bien claro que una infidelidad es un engaño se mire de la forma que se mire. Pero en esta vida cada cual pone el rasero de lo tolerable en una relación en un lugar diferente. Si quieres perdonar a tu novio porque te ha engañado con otra, sigue estos pasos.

1 Confirmación. El primer paso es asegurarte de la infidelidad, no vaya a ser que te haya dado un ataque de celos repentino y pasajero y veas fantasmas donde no los hay. Una vez tengas confirmado que sí, que tu novio te ha sido infiel, puedes pasar a la siguiente casilla.

2 Analiza. Analiza los pros y los contras de perdonarle la infidelidad. Hazlo fríamente, sin estar enfadada, sin rencor y sin deseos de venganza. Si aún no estás preparada para meditar sin emociones negativas, sáltate este paso y sitúate en la siguiente casilla.

3 Compensación. Cierra los ojos e intenta imaginar vuestro futuro como pareja. Si te ves en una pareja feliz y compenetrada, puedes volver a intentar analizar el perdón. En cambio, si cuando cierras los ojos te imaginas un futuro plagado de discusiones y ves la sombra de otra mujer rondando su cabeza, será mejor que lo que te plantees sea la ruptura.

4 Analiza otra vez. Como no te imaginas la vida sin él y eres capaz de visualizaros como una pareja con química a pesar de los pesares, vuelve a analizar los pros y los contras de perdonarle. No podrás salir de este paso de análisis hasta que sientas en tu corazón que no solo le perdonarás, sino que además olvidarás el escarceo.

5 Perdón. Es el momento de perdonar de verdad y puedes conmemorar semejante acontecimiento con un viaje en pareja para estrechar el vínculo y olvidar el trago amargo cuanto antes. O puedes darte cuenta de que en realidad no puedes, no puedes perdonar el engaño, en cuyo caso deberás volver al punto 2 como en un bucle interminable.