Cómo se mide la química en pareja

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Hay relaciones de pareja sin más y hay relaciones de pareja con química. Las parejas con química son esas parejas envidiadas que desprenden complicidad, amor, erotismo y buen rollo allá por donde pasan. Nos estamos preguntando cómo se mide la química en pareja y si es un dato fiable para que la relación dure mucho tiempo. O para siempre.

Qué es la química en la pareja

Mucho se ha hablado de la bioquímica del amor y de esas sustancias que nuestro cerebro segrega cuando nos enamoramos locamente. También se habla de la química en la pareja cuando una pareja está tan compenetrada que su unión resulta evidente para todo el mundo. Y además de evidente, envidiable. Como no somos científicos, nosotras medimos la química sin ningún tipo de fórmula.

Una pareja con química tiene como nexo de unión primordial los besos. El beso en la pareja es el que define qué tipo de relación se establece entre ambos o en qué etapa de la relación están. Hay besos húmedos, besos honestos, besos urgentes, besos profundos, besos lentos y hay hasta quien te besa el alma para siempre. Fíjate cómo se besa una pareja y descubrirás qué proceso químico los mantiene unidos.

Lógicamente, para que una relación de pareja sea duradera no solo interviene la química, también la física. Esas reacciones del cuerpo, ese escalofrío en la espalda cuando una pareja se da la mano, cuando se rozan levemente en público y provoca una sonrisa o cuando ya en la intimidad, la mano se posa en la nuca y el mundo desaparece entre tanto amor o deseo. Lecciones de física y química.

Pero la química de una pareja feliz se mide por otro tipo de cosas menos evidentes y en las que no participan sustancias ni reacciones físicas. Una pareja con química es una pareja que se admira, que se apoya y que se respeta. Y sobre todo, que se gustan tal y como son. Uno no quiere cambiar al otro porque entienden que estarían cambiando a la persona de la que se han enamorado. Y entonces el proceso químico empezaría otra vez, pero sin los mismos resultados.