Cómo detectar una relación que es tóxica antes de que sea tarde

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Reconocer una relación tóxica

Nos resulta más que evidente a estas alturas reconocer que las relaciones de pareja no son idílicas, pero no resulta tan evidente el peligro que corremos en algunas de ellas. Hablamos de las relaciones tóxicas, no de cómo salir, sino cómo darte cuenta de la realidad. Descubre cómo detectar una relación tóxica antes de que sea tarde.

Señales de que estás en una relación tóxica

Tu familia, tus amigos y hasta tus compañeros de trabajo probablemente sepan antes que tú el peligro que corres en tu relación de pareja. Seguramente habrán detectado que estás con un hombre difícil y tú te niegas a ver la realidad porque estás cegada de amor. Y puede que ni siquiera conozcan a tu novio, pero te conocen a ti y ven tu transformación.

Lo malo de estar en una relación tóxica o con un hombre manipulador es que son difíciles de detectar para la persona que lo está viviendo, pero hay algunas señales que pueden ayudarte. El sentimiento de culpa es una de ellas. Si la culpabilidad es una constante en tu día a día, si crees que todas las discusiones son culpa tuya o si haces o dejas de hacer cosas para no sentirte culpable en tu relación, reacciona porque estás en una relación tóxica.

Este tipo de relaciones de las que debes salir cuanto antes para que no te destruyan también se caracterizan por la presión a la que te ves sometida. Te sientes presionada por tu pareja y sin necesidad de que él te pida nada para comportarte de una forma u otra, para hacer o cancelar planes, para vestirte de otra manera, para conversar de otros temas, para ver o no ver tanto a tus amigos y a tu familia...

Como todo es relativo en esta vida y como los hombres tóxicos no llevan un cartel identificativo seguramente dudarás durante un tiempo si tu relación te está haciendo daño o no. Plantéate que solo esa duda es significativa de la naturaleza de tu relación. El amor, para que sea auténtico, debe impulsarte a ser más auténtica, no a cambiar de personalidad para hacer más feliz a tu novio.