Los reproches que nunca debes hacerle a tu pareja

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Uno de los mayores peligros a los que se enfrentan las relaciones de pareja es la forma en que discuten o resuelven sus diferencias. Podríamos afirmar tajantemente que los reproches no caben en una relación, pero a veces son inevitables. Sin embargo, sí estamos seguras de que hay algunos reproches que no debes hacerle a tu pareja si no la quieres poner en peligro.

Lo que nunca debes reprochar a tu pareja

No se trata de callarse, de guardar silencio como si no pasara nada cuando algo va mal o cuando te molesta algún comportamiento de tu pareja. Pero para resolver esas diferencias está la comunicación, no los reproches. Un reproche en pareja es posible cuando el comportamiento que te molesta de tu pareja es repetitivo o no escucha tus necesidades, pero nada más.

Lo que no puedes reprocharle jamás a tu pareja es algo que ya le has perdonado. Un error cometido, una infidelidad o un comportamiento de mal gusto que tú has decidido perdonar, no tiene por qué volver a salir a la luz en forma de reproche y mucho menos en medio de una discusión airada. No es juego limpio.

Tampoco es juego limpio reprochar a tu pareja su pasado. Lo que hiciera tu pareja antes de estar contigo es algo que debes aceptar si quieres tener una relación. Si no eres capaz de aceptarlo por celos, por incomprensión o por algún otro motivo, tienes derecho a no estar con esa persona, pero nunca a reprocharle lo que hizo hace años.

Lo cierto es que tu relación debe quedar libre de rencor y de reproches si quieres llegar a ser una pareja feliz. Los reproches están generados por emociones negativas que poco tienen que ver con el amor, como poco tienen que ver con el amor esos reproches a tu pareja por algún complejo suyo, por algún defecto físico o por alguna inseguridad.