7 hábitos que pueden acabar con tu relación de pareja si no los frenas

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Lo que diferencia a una relación de pareja feliz de una relación que está destinada al fracaso no son los grandes gestos de amor, sino los pequeños gestos cotidianos, esos de los que a veces ni nos damos cuenta. Estos son algunos hábitos que pueden acabar con tu relación de pareja si no los frenas.

Hábitos que desgastan la pareja

No vamos a contarte que debes estar siempre perfecta y arregladísima para que tu novio sienta que tiene a su lado a una princesita bella porque nos parece una actitud lamentable que poco tiene que ver con mantener el amor. Pero puede que sí tengas algunos hábitos que están poniendo en peligro tu relación.

1 Valorar. Puede que no estés valorando a tu pareja. La autoestima es algo personal, pero cuando se trata de una pareja, una de las mejores actitudes que se pueden tener para ser una pareja feliz es la de reforzar la autoestima del otro. Valorarle. Y, por supuesto, recibir lo mismo.

2 Ignorar. Cuando hablamos de ignorar a tu pareja no hablamos de no contestarle los Whatsapp o no devolverle las llamadas, aunque también hay que estar atentas a este asunto. Hablamos de ignorar sus necesidades, de comportarse en todo momento de una forma poco generosa y sin tener en cuenta que sois dos personas y que las dos contáis lo mismo.

3 Inercia. Cuando lleváis un tiempo de relación, te relajas y dejas que la pareja continúe por inercia, sin poner de tu parte, sin poner de la suya. Una relación de pareja siempre hay que trabajarla, mimarla y cuidarla por más compromiso que haya.

4 Reproches. Entre las parejas es muy frecuente lanzarse reproches el uno al otro en un momento de enfado o cuando discuten. Los reproches son uno de los peores enemigos de la pareja porque el veneno que inyectan en la persona que los lanza y el rencor que desarrolla la persona que los recibe va siempre en aumento.

5 Rutina. Estás candada del día a día. Él también. Y nosotras. Todos estamos cansados porque la vida no es un camino de rosas, pero si quieres mantener a salvo esa parcela de amor que puede hacer tu mundo un poco mejor tienes que procurar combatir la rutina con todas tus fuerzas.

6 Respeto. El respeto a tu pareja no se mide en la cantidad de veces que le insultas, sino en la cantidad de veces que intentas cambiar a ese hombre porque no te gusta su comportamiento. O chantajearle, o manipularle. Piensa, ¿de verdad te gusta tu pareja?

7 Celos. Celos, falta de confianza, sospechas, inseguridad, no parecen los mejores ingredientes para tener una relación saludable y estable. Tener celos merece tanto la pena como intentar cambiar a la otra persona, es decir, nunca funcionan y no son de provecho.