Algunos refrescos dan dolor de cabeza, ¿cuáles y por qué?

Dolor de cabeza por el consumo de refrescos

No hay ningún estudio que, hasta la fecha, establezca una relación directa entre el consumo de refrescos en general y la generación de dolores de cabeza. Sin embargo, tanto en la composición específica de alguna de estas bebidas como en el modo de tomarlas podemos hallar claves y razones soterradas que nos puedan conducir a causas que, en definitiva, van a originar dolencias tales como jaquecas. Es el caso, muy presente en los medios durante los últimos años, del excesivo consumo de cafeína o de la ingesta de refrescos en un estado muy frío.

Causas de los dolores de cabeza al tomar refrescos

La adición a la cafeína puede resultar un factor fundamental en el desarrollo de dolores de cabeza que, incluso, pueden llegar a resultar crónicos. Las investigaciones que se han realizado al respecto inciden en la idea de que muchas mujeres tomamos, a lo largo de la semana, refrescos con cafeína en los descansos del trabajo o cuando salimos de la oficina. Cuando llega el fin de semana, dejamos de consumir dicha sustancia al mismo ritmo y nuestro organismo reacciona provocando cefaleas entre otros síntomas como puedan ser el cansancio o las náuseas.

Debe quedar claro que son casos excepcionales que se producen por un exceso en la ingesta de bebidas, ya sean refrescos, café o té, que contengan cafeína. Ésta es una sustancia, que tomada de una forma moderada, puede resultar un gran estimulante y que, incluso, puede ser de ayuda para las migrañas por su efecto vasodilatador. Para reducir las consecuencias negativas de la cafeína, conviene disminuir progresivamente las dosis diarias de forma que vayamos aliviando los efectos secundarios derivados.

La otra gran causa, también secundaria, que puede provocar dolor de cabeza al ingerir un refresco es cuando lo consumimos muy frío. Al tocar el paladar en dicho estado, puede activar determinados nervios que controlan el flujo de sangre hacia la cabeza. Dado el caso, los vasos sanguíneos se inflaman y provocan una jaqueca muy intensa, aunque de muy corta duración. Para evitarla basta con mantener el líquido unos segundos en la boca, con el objetivo de calentarlo, para después proceder a tragarlo.

Marta Valle  •  lunes, 8 de julio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x