El dolor de cabeza por consumir bebidas y comidas frías, propio de mujeres: ¿por qué?

Dolor de cabeza por bebidas frias

Este dolor de cabeza se debe a una causa muy específica y tiene una consecuencia directa a corto plazo que se disipa tras unos segundos. Suele ocurrir, sobre todo, cuando tenemos mucha sed, echamos mano de la primera bebida fría que encontramos en nuestro frigorífico y la tomamos rápidamente. Es en ese momento cuando sentimos una especie de pinchazo, muy breve y muy intenso, que tiende a darse en la zona central de la frente y que nos resulta enormemente molesto. Entre los estudios que se han hecho al respecto, se ha llegado a la conclusión de que en torno a un tercio de la población femenina sufre esta dolencia, dato que aumenta hasta un 70% en las pacientes habituales de migrañas.

Causas del dolor de cabeza por alimentos fríos

La causa principal que desata este dolor radica en la rápida contracción de los capilares presentes en nuestro paladar al ser tocados por un alimento que se encuentre muy frío. Este hecho provoca una disminución de la velocidad de la corriente sanguínea para volver a dilatarse de forma brusca e instantánea. Esta modificación repentina en el comportamiento de los vasos es detectada por los nervios encargados del dolor que, a su vez, transmiten rápidamente la información al cerebro.

Esta explicación vincula directamente este tipo dolencia con las migrañas, ya que éstas se producen, precisamente, debido a la vasodilatación. El nombre técnico de este proceso se conoce como esfenopalatino ganglioneuralgia y, en la actualidad, se encuentra perfectamente delimitado y estudiado gracias a los especialistas en la materia. Los primeros dolores empiezan unos diez segundos después de haber realizado la ingesta, para dejar paso a los picos de mayores molestias entre los treinta y los sesenta segundos y llegar a su finalización tras una duración aproximada de noventa segundos.

La mejor forma de sortear este tipo de dolores de cabeza consiste en tratar de evitar que el alimento frío toque, en primera instancia, el paladar. Si mantenemos la bebida o la comida referida unos segundos en la boca para calentarla ligeramente, lograremos que al tragarlo no se provoque la tan temida contracción de los vasos capilares. 

Marta Valle  •  lunes, 1 de julio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x