Dolor de cabeza con náuseas: qué hacer

Las mujeres embarazadas sufren este tipo de epidosios

Marta Valle

Dolor de cabeza con nausea

Tanto el dolor de cabeza puede aparecer acompañado de náuseas como éstas generarse con sintomatología referida a dolencias tales como las jaquecas. Las causas que pueden propiciar que ambos síntomas aparezcan ligados pueden tener diversos orígenes, desde padecimientos leves tales como mareos hasta enfermedades de índole más grave que conlleven un tratamiento exhaustivo y prolongado en el tiempo. Dada la situación extremadamente sensible que pueden provocar en nuestro organismo, resulta absolutamente recomendable consultar con un especialista médico de cara a obtener un tratamiento lo más ajustado posible a nuestro caso.

Los dolores de cabeza que aparecen vinculados a las náuseas

Las náuseas pueden ser una manifestación evidente y efectiva tanto de enfermedades neurológicas como de simples mareos. Un estado en el que habitualmente pueden presentarse unidos ambos síntomas es el del embarazo. Debido a los cambios hormonales que opera en nuestro organismo este proceso, sobre todo durante los primeros meses, es posible que sintamos sensación de náuseas además de numerosas jaquecas. También, en épocas en las que estemos sufriendo un estrés desmedido, es posible que ambas dolencias se conviertan en un indicador de que debemos buscar fórmulas de relajación y esparcimiento.

Si practicamos deporte de forma frecuente, puede ocurrir que durante una jornada en la que hayamos realizado algún tipo de esfuerzo excesivo, se manifiesten efectos ligados al propio cansancio y desgaste físico como son tanto las náuseas como los dolores de cabeza. Para tratar correctamente estas anomalías en nuestro organismo, resulta útil conseguir establecer cuál es el origen de la propia náusea.

Normalmente la prescripción médica pasa por remitir al paciente a realizar un reposo continuado y profundo, sobre todo de cara a evitar movimientos bruscos que puedan empeorar su estado. Esta recomendación resulta más certera, si cabe, en el caso de las mujeres embarazadas quienes, igualmente, deberían estar en contacto frecuente con el especialista de cara a realizar las observaciones pertinentes del proceso. Si los dolores son muy agudos, puede recurrirse también a fármacos analgésicos tales como el paracetamol, el ácido acetilsalicílico o las típicas, a la par que recurrentes, aspirinas.