Menopausia sin complejos: fin de una etapa, comienzo de otra

Beatriz Iznaola

Desde la pubertad la mujer comienza a sufrir una serie de cambios hormonales que, en primer lugar, dan paso a la menstruación y muchos años después a la menopausia. El cuerpo de la mujer se prepara desde la adolescencia para poder quedarse embarazada y dar a luz. Años después ocurre justamente lo contrario, el organismo se prepara para dejar atrás este posible proceso y la menstruación desaparece con la aparición de la menopausia. Ni es una enfermedad, ni es un problema, es otra etapa en la vida de una mujer, sin complejo alguno. 

La menopausia sin complejos

Cuando la mujer alcanza los 45 años su organismo se comienza a preparar para la desaparición de la menstruación, dado el descenso de la hormona progesterona. Esto, junto a unos ovarios cansados provocan que el sistema reproductor femenino deje de crear folículos, que son los encargados del proceso de liberación del óvulo en el ovario). Así la mujer deja de ser fértil, ya que finalmente aparece la etapa conocida como menopausia que acaba con el ciclo menstrual. No podemos considerar esto como una vergüenza o desprestigio, pues la mujer sigue siendo igual de mujer aunque no pueda procrear. 

El cambio que se sufre con la llegada de la menopausia es muy grande, por eso la mujer se ha de ir preparando psicológicamente antes. Los complejos se deben dejar a un lado, pues no es ningún tipo de enfermedad, ni de trastorno del que se tenga que tener vergüenza. Algunos de los cambios más significativos que se producen son la pérdida de la fertilidad, esto se puede asumir como un momento en el que una se puede dedicar así misma y a sus nietos, en caso de tenerlos. Otro puede ser el aumento del peso y del colesterol, esto se puede solucionar con una dieta más equilibrada y con ejercicio diario. 

Los sofocos, son otro de los problemas que aparecen con la menopausia. Esto podemos solucionarlo llevando siempre un abanico a mano, para poder darnos aire cada vez que nos entre calor. Uno de las consecuencias más graves es la osteoporosis, lo que se refiere a la pérdida de calcio en los huesos. De este modo, es muy importante comer alimentos antioxidantes ricos en vitamina D, C y A. Estas vitaminas se incluyen en alimentos como las sardinas, el salmón, el tomate o el brócoli. 

Puedes leer más artículos similares a Menopausia sin complejos: fin de una etapa, comienzo de otra, en la categoría de Menopausia en Diario Femenino.