El historial en Whatsapp: los mensajes que nadie debería leer

María José Roldán Prieto

Tu smartphone es como un diario con candado, lo que en él se encuentra no puede ser visto por nadie a no ser que tú hayas dado permiso para poder hacerlo. ¿Te imaginas a tu madre o a alguna de tus amigas leyendo las conversaciones que tienes en el Whatsapp? Seguramente ardería Troya dentro y fuera de ti, porque tu historial del Whatsapp es tuyo, ¡y de nadie más! 

Es posible que seas de esas mujeres que tienen conversaciones típicas y aburridas o que apenas uses el Whatsapp para hablar con tus amigos y amigas y que seas de las personas que prefieren llamar por teléfono en lugar de escribir tantos mensajes... pero esto no es lo normal, o al menos lo más habitual entre las personas.

Cómo proteger tu intimidad en Whatsapp

Últimamente todos estamos enganchados al Whatsapp y es que tanto es así que incluso conversaciones importantes se mantienen a través de los mensajes del whatsapp por la facilidad que nos da para poder expresarnos de forma escrita aquellas cosas que quizá hablando no seríamos capaces de expresar, al menos con coherencia... ¡sobre todo cuando las emociones están afectadas! Pero claro, este tipo de conversaciones son las que nadie debería leer. 

Whatsapp guarda tus historiales de conversación cada día, por lo que puedes tener todas tus conversaciones guardadas en tu terminal, e incluso se pueden recuperar los mensajes borrados de forma fácil para que puedas tenerlos almacenados y puedas leerlos una y otra vez siempre que quieras, pero claro... ¡que sólo los leas tú! 

Y es que whatsapp le da tanta importancia a las conversaciones que incluso puedes compartir conversaciones con otras personas a quien tu quieras... algo que sin duda es invadir la intimidad de otras personas. Esto sólo por respeto a los demás debería estar prohibido hacer.

Una idea es que guardes tus conversaciones en un archivo protegido para que nadie pueda leerlos y que los vayas borrando de tu smartphone cada día. Aunque una forma más sencilla es simplemente... ¡no dejar tu smartphone a cualquiera! ¿Te imaginas que todo el mundo leyera tus mensajes calientes con tu novio? ¿O que tu madre descubriera que no puedes dejar de fumar? ¡Vigila lo que hablas!