Cómo automotivarte en el trabajo

Laura Sánchez

descubre cómo automotivarte en el trabajo

Un trabajador motivado aumenta la productividad de la empresa. Esta afirmación, que es de dominio público, parece que no ha llegado todavía a oídos de los más interesados: los jefes. De esta manera ellos siguen viviendo en su reducto de poder mientras los trabajadores van perdiendo las ganas, la esperanza y el rendimiento.

Y no estamos tan preocupadas por la productividad, sino por nuestro propio bienestar cuando hablamos de la necesidad de motivarnos en el trabajo. Porque lo que más nos interesa evitar es esa insatisfacción que nace en el entorno laboral y que va extendiéndose a todos los ámbitos de nuestra vida. Así que si nuestros jefes no están interesados en motivarnos, tendremos que hacerlo nosotras mismas.

claves para automotivarte en el trabajo

Lo que te desmotiva en el trabajo

Puede que no tengas el trabajo de tus sueños, puede que realices una ocupación que te aporte poco a tu desarrollo personal, pero la verdad es que cualquier trabajo supone un punto de partida hacia una ilusión, sea en el ámbito que sea. Así que no puedes dejarte llevar por la monotonía ni por la indiferencia de tus superiores si no quieres terminar amargada.

También es verdad que no es fácil afrontar el día con ilusión cuando tienes que pegarte esos madrugones que te conducen a una interminable jornada laboral que te dejan tan agotada que no puedes disfrutar de tu escaso tiempo libre. Para colmo, tu nómina no refleja todo el esfuerzo realizado y sobre toda la plantilla pende esa espada de Damocles actual que es el despido.

Pero vamos a hacer frente a todos estos contratiempos porque nadie dijo que la vida fuera un camino de rosas sin espinas y, lo más importante es recuperar la ilusión por el futuro. Adaptarnos al presente y jugar con lo que tenemos en este momento es la clave para seguir adelante y encontrar nuevos caminos laborales y personales.

Cómo automotivarte en el trabajo

Es verdad que necesitas un sueldo mejor para hacer frente a todos tus gastos, así que si el aumento de sueldo es algo inalcanzable en estos momentos, no decaigas. Esfuérzate por rendir al máximo y por mantener tu mente despejada a la búsqueda de una solución, bien en forma de un nuevo trabajo, un ascenso o embarcarte en un proyecto diferente por tu cuenta.

También necesitas el reconocimiento de tu trabajo por parte de tus jefes, algo que te ayudaría a elevar tu moral y motivarte para ser más eficiente. Pero como parece que tus jefes no están por la labor, lo mejor es que al final de la jornada hagas un balance de tus éxitos ese día y te premies con pequeños detalles, como ir de compras o disfrutar con las amigas de un café. 

Lo importante es que no pierdas de vista que haces bien tu trabajo y que, aunque no te lo digan, eres importante para el funcionamiento de tu empresa. Pero también es fundamental que tu trabajo actual no te quite la ilusión de encontrar nuevos caminos profesionales que te llenen más.