Cómo conseguir que no te afecten las críticas en el trabajo

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cada mañana te levantas dispuesta a dar lo mejor de ti misma en el trabajo, por eso te sientes fatal cuando tu jefe te resalta lo que has hecho mal y nunca te felicita por aquello que ha salido bien. Esta circunstancia te genera una inseguridad que te puede amargar la existencia, pero no vas a dejar que eso ocurra, ¿verdad? Por eso tienes que conseguir que no te afecten las críticas en el trabajo. ¿Cómo? Te damos unas pautas con las que encajar mejor las críticas en el trabajo y sufrir lo menos posible o nada. 

Cómo tomarte las críticas en el trabajo

Lo primero, grábate esta frase a fuego en tu cabeza: tú vales mucho. Con este pensamiento debes afrontar todos y cada uno de los días que te levantas para ir a trabajar, porque solo así podrás dar lo mejor de ti. Pero también es importante que pienses que la crítica es inevitable, que muchas veces duele, pero que otras también nos sirve para seguir creciendo como personas. Y también que admitas que no eres perfecta y que puedes cometer errores, como lo hace tu compañera o tu propio jefe, así que dicho esto, te aconsejamos a que aprendas a no tomarte las críticas con un ataque con las siguientes consignas: 

+ Algo personal. Que tu jefe te señale un error, no quiere decir que esté pensando en despedirte porque no te soporta o algo parecido, sino que ha visto que hay algo que se puede mejorar. En el fondo, ¿no es lo que buscamos todos, mejorar?

+ Cuenta hasta 10. La crítica te sienta mal, porque es como si te estuviera atacando y tu autoestima cae en picado. Antes de saltar de malas maneras porque crees que te está atacando sin razón y sin piedad, cuenta hasta 10 (o hasta 20 si lo consideras necesario).

+ Hagamos autocrítica. ¿Y si tu jefe tiene razón? Un mal día lo tiene cualquiera, hasta tú. Lo mejor que puedes hacer es revisar tu trabajo en busca de esa crítica que te ha hecho. Si lo haces sosegada y sin malos rollos, encontrarás la forma de mejorarlo.

+ Escucha atentamente. A veces tendemos a cerrar los oídos en cuanto escuchamos algún comentario negativo sobre nuestro trabajo. Dejamos de escuchar, de prestar atención y se nos escapa la información más importante. Es el momento de leer entre líneas lo que la crítica quiere decirte, el mensaje que encierra. 

+ No te castigues. Habrá días que esa crítica sea con razón. Cuando te des cuenta de ello, dejarás de castigarte, de fustigarte, de hundirte y la  y la inseguridad dejará de bloquearte. Si te han señalado el error es porque creen que eres muy capaz de corregirlo. ¡No le des más vueltas! 

Puedes leer más artículos similares a Cómo conseguir que no te afecten las críticas en el trabajo, en la categoría de Mundo laboral en Diario Femenino.