Divorcio a los 30: cuando todavía eres joven para empezar de cero

Consejos para rehacer tu vida tras la ruptura matrimonial

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cómo superar un divorcio cuando tienes 30 años

Superar un divorcio es duro y exige esfuerzo, dedicación a una misma y tiempo. Por eso si te has divorciado a los 30, todavía eres joven para empezar de cero. Todavía tienes las fuerzas casi intactas y las ganas de vivir nuevas experiencias pueden ayudarte en el proceso. Rehacer tu vida es el objetivo, pero no tienes que hacerlo cuanto antes, tienes que hacerlo bien. ¿Estás lista para ser más feliz tras el divorcio?

Divorcio a los 30, ¿qué significa rehacer tu vida?

Eres muy joven todavía como para pensar que has pasado toda una vida en una relación que no ha funcionado. Y tal vez sea así, pero tu vida no ha terminado precisamente. Al contrario, está a punto de empezar lo mejor, así que prepárate.

Después de una ruptura sentimental o un divorcio, escucharás infinidad de veces que tienes que rehacer tu vida. Ese es el objetivo pero, ¿qué significa realmente rehacer tu vida? Olvídate de buscar pareja, olvídate del amor durante un tiempo porque a los 30 te habrás dado cuenta que la vida se la hace y se la deshace uno mismo, nadie más.

Así que no te centres en el desamor. Busca ayuda si la necesitas para superar el trago amargo del divorcio y dedícate a ti misma. A mimarte, a cuidarte, a quererte más. A conocerte bien, a sacar lo mejor de ti y a aceptarte con lo peor. Aprende a vivir sin tu ex hasta que te des cuenta de que puedes ser feliz sin pareja. De hecho, es muy posible que en la treintena seas mucho más feliz sin pareja.

Claves para superar un divorcio a los 30

Divorciarte a los 30, aprovecha tu juventud

A lo mejor tu exmarido se ha vuelto a casar o tiene una nueva pareja y todos piensan que ha rehecho su vida y tú no. No atiendas a los demás. Rehacer la vida no es volver a vivir en pareja, rehacer tu vida es encontrar la fórmula para que estés en sintonía contigo misma y con tus valores.

Y eso es algo que con 30 años no te va a costar demasiado. Incluso aunque hayas dejado de lado a tus amistades durante el matrimonio, aún eres joven para empezar de cero. Lo primero es activar tu vida social y recuperar a tus amigos o encontrar unos nuevos. Amigos que se hacen en el trabajo, en un curso, en el club de lectura, en el gimnasio o en algún grupo de senderismo, por ejemplo.

Estás en tu mejor momento en la vida, todos lo son. Aprovecha tu juventud para no cometer los mismos errores, comete otros nuevos. Vive nuevas experiencias, atrévete a decir "no" y también a decir "sí". Investiga tus miedos, esos que te paralizan a la hora de hacer lo que realmente quieres hacer. Y hazlo incluso con miedo.

Destierra prejuicios o incluso entiérralos junto con tu pasado. Ese matrimonio fue un mal sueño, pero vale la pena despertar. Despierta puedes vivir más cosas, sabiendo quién eres, disfrutando de tu independencia, de tu autonomía y de ser auténtica. Si la vida te da la oportunidad de empezar de cero, no la desaproveches con artificios, poses o expectativas ajenas, vívela con autenticidad.

Y viaja. Viaja sola esa en esa primera salida tras el divorcio. ¿Sabes lo que ocurre en el interior de una persona que viaja sola por primera vez? Es algo casi mágico. Es el descubrimiento de la verdadera forma de ser. Así, con tu maleta o con tu mochila, disfrutando de ti misma, es como conseguirás pasar página y cerrar el libro de una mala historia de amor.