Divorcio a los 40: cómo se vive una separación en esta etapa

Claves para superar una ruptura sentimental a los 40

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

¿Cómo se vive un divorcio a los 40 años?

Aunque la decisión de romper con tu pareja sea la mejor opción, un divorcio siempre duele. Y más si se produce acompañado de una de esas crisis vitales que nos sorprenden a lo largo de la vida. Es el caso de un divorcio a los 40, una edad complicada en la que todavía eres joven pero en la que la tendencia te lleva a mirar más al pasado. Te contamos cómo se vive una separación en esta etapa.

Cómo se vive un divorcio a los 40

Dicen que los 40 son los nuevos 30 y más de una vive esa década como una especie de adolescencia trasnochada. Sobre todo si te acabas de divorciar. Divorciarte a los 40 supone una ruptura total no solo de la pareja, sino de los esquemas vitales que has llevado durante tanto tiempo. Este divorcio sacude tus cimientos y eso provoca muchas dudas, inseguridad y sufrimiento.

Pero esa sacudida vital es también la oportunidad que mucha gente busca para empezar de cero, para reinventarse, para seguir su instinto y para ser más fiel a sus valores. Divorciarte a los 40 supone una auténtica revolución y el objetivo es reencontrarte contigo misma. No está mal como premio, ¿verdad?

Es cierto que muchas mujeres a esta edad ya tienen hijos con su pareja, lo que complica aún más la separación. Muchas otras que quieren tener hijos y todavía no los tienen, viven este divorcio con una gran angustia porque ven cómo se les escapa una posibilidad de ser madres. Y las que más partido pueden sacar de esta situación dolorosa son esas mujeres que o bien tienen hijos ya mayores o bien ni tienen ni quieren tener hijos. ¿Cuál es tu caso?

Claves para superar un divorcio

Las ventajas de un divorcio a los 40

Eres joven, aunque la tristeza por la ruptura no te deje verlo así. Eres joven y tienes la suficiente energía para empezar de cero. Y ahora, a tus 40 cuentas con algo muy valioso que te ayudará a ser más feliz: la experiencia. Experiencia amorosa, experiencia vital y experiencia profesional. ¿Qué más se puede pedir? Con estas herramientas podrás encauzar tu vida por donde tú quieras.

Porque ahora sabes al menos lo que no quieres. No quieres una relación de pareja que termine como la anterior. Si ha de terminar, al menos que sea diferente. Ahora te conoces mejor a ti misma, ahora te importa menos la opinión de los demás. Ahora no te importa cumplir las expectativas de los demás. Ahora que te has llevado tantas decepciones a lo largo de tu vida, ¿hay algo que pueda hacerte daño?

Piensa que eres casi invencible. Que lo pasarás mal un tiempo por el divorcio, que tendrás que pasar el duelo, llorar, enfadarte y dudar para, finalmente aceptar. Y aceptar te llevará al camino del bienestar. Y la experiencia que cuentas te llevará al camino de la autenticidad.

Cómo superar un divorcio a los 40

Permítete vivir tu pena durante un tiempo. Reflexiona durante un rato más sobre lo que ha sido tu vida hasta ahora, pero no te quedes anclada en el pasado. Revisa lo que te gusta de ti y lo que quieres cambiar. Haz autocrítica y reparte responsabilidades para no cometer los mismos errores una y otra vez. Y haz la mochila.

Deja en la mochila la experiencia y el aprendizaje. Pero saca las culpas, las tuyas y las de los demás. Mete el perdón, sobre todo el perdón a ti misma, que ese no ocupa espacio y no pesa. Mete también las ganas y la ilusión, tal vez encuentres en el fondo de esa mochila viejos sueños que tenías olvidados, ¿te sirven en este momento de tu vida? Pues llévatelos contigo.

Y ahora ponte en camino. Siempre hacia adelante. Deja que salga toda tu curiosidad por vivir experiencias nuevas, ábrete al mundo, que va cambiando y si no nos fijamos bien, ni nos enteramos. Descubre todas las posibilidades que se te presentan en esta nueva etapa vital y busca la mejor compañía. ¿El amor? No lo necesitarás durante un tiempo.