Tips para elegir traje de baño cuando estás embarazada: cómoda y divina

¿Bikini, tankini o bañador? Ventajas de cada uno de ellos para tu look premamá

María Cerrato de la Fuente

Cuando llega el verano siempre surge la misma duda: ¿qué traje de baño voy a lucir? Debes tener en cuenta la forma que más te apetezca, si será estampado o liso, si se trata de un bikini o de un bañador... Pero estas son simples dudas de moda y de apetencia en función de tu estado de ánimo. Pero, ¿qué pasa si el periodo estival te pilla embarazada (o muy embarazada)? 

Cuando tu barriga y tu cuerpo experimentan cambios de tamaño o volumen considerables por el embarazo no debes renunciar a ir a la playa, piscina, al lago o al pantano. Cualquier opción es buena cuando se trata de combatir las altas temperaturas del verano, más aún cuando estás esperando un bebé ya que tu cuerpo experimenta una subida de la temperatura por encima de lo habitual. Para ayudarte en tu decisión, en Diario Femenino te traemos algunos tips para elegir traje de baño cuando estás embarazada y puedas lucir un outfit con el que estés cómoda y divina. ¡Mira, mira! 

Consejos para escoger el mejor traje de baño si estás esperando un bebé

Estar embarazada no significa que tengas que renunciar a verte sexy y elegante en traje de baño, ¡todo lo contrario! Debes optar por una pieza con la que te veas bien y, por supuesto, con la que estés cómoda. Para ello deberás tener en cuenta varios factores: 

+ La sujeción 

Como hemos dicho, el cuerpo de las embarazadas experimenta cambios importantes en forma y volumen, sobre todo, en barriga, cadera y pechos. Por eso, debes escoger un traje de baño que, además de ser bonito, quedar bien y adaptarse a tus gustos, sea cómodo. Y con cómodo queremos decir ergonómico y con la sujeción adecuada.

Escoge un modelo cuyos tirantes sean anchos, a ser posible, para una mayor y más cómoda sujeción del pecho y que la parte interior de la cazuela del pecho esté reforzada. Los aros pueden resultar molestos con el pecho inflamado y sensible, así que trata de evitarlos. Además, si optas por el bañador, elige uno en el que la parte de la barriga también esté reforzada para tener una sujeción añadida y que tu barriga repose y no tire de tu pobre espalda.

+ Sé tu misma

Que estés embarazada no significa que tengas de disfrazarte. Es decir, si siempre te ha gustado el bikini y nunca has llevado bañador, no te preocupes: ¡ponte un bikini y luce barriguita! No está prohibido ni contraindicado. Tan solo debes tener en cuenta que, si por norma general debes cuidar la protección de tu cuerpo, ahora debes hacerlo más que nunca y, si dejas al descubierto tu barriguita, aplícate pantalla total en ella y trata de exponerla lo menos posible al sol.

+ Protege tu piel más que nunca

Como hemos dicho, si normalmente proteges tu piel de las radiaciones solares, estando embarazada debes hacerlo con más motivo. Tu piel está mucho más sensible por los cambios hormonales y también mucho más tirante por los cambios de volumen tan drásticos que estás experimentando. Por ello, debes hidratarla con cremas y aceites que no estén contraindicados para embarazadas –pregunta en tu farmacia- y que sean muy nutritivos e incluso especialmente indicados contra las estrías.

Después del sol, debes hidratar la piel mucho más que en el invierno para evitar sequedad, descamaciones y estrías. Por supuesto, para exposiciones solares durante el embarazo, opta por la pantalla total para todo el cuerpo y no te olvides de reponer constantemente la crema solar en tu rostro, pues durante el embarazo puede aparecer la temida 'máscara del embarazo' o 'velo', unas manchas oscuras que, en algunos casos, pueden ser difíciles de eliminar. Tampoco descuides la denominada 'línea alba', que en la gestación tiende a oscurecerse.

¿Bañador, tankini o bikini? Ventajas de cada uno para embarazadas

Una vez enumerados los factores que debes tener en cuenta en verano cuando estás embarazada, vamos a descifrarte las opciones que ofrece el mercado a la hora de escoger traje de baño. Las tres prendas fundamentales para las embarazadas son el bañador, el tankini y el bikini. ¿Aún no sabes por cuál de ellas decantarte? Vamos a contarte las ventajas  de cada una de ellas y lo que tienes que tener en cuenta a la hora de decidirte por uno u otro. Como hemos dicho, lo principal es que seas tú misma, que estés cómoda y muy femenina. ¡Toma nota! 

1 Bañador

Es la prenda de baño por antonomasia para las embarazadas, la que elegían nuestras madres (y por algo será). Y es que el bañador estando embarazada tiene sus ventajas. Por ejemplo, suelen llevar unos tirantes más anchos y ergonómicos que sujetan mejor el pecho voluminoso de la embarazada, y además llevan refuerzo en la cazuela, algo que protege esta parte del cuerpo que suele estar más sensible e inflamada. 

Por si esto fuera poco, también suele llevar reforzada la parte baja de la barriga para que la espalda de la embarazada sufra lo menos posible. Esta parte del cuerpo está cubierta por tela, lo que hace que esté más protegida de los rayos ultravioleta. Por otra parte, el bañador es una muy buena opción para aquellas mujeres a las que no les gusta mostrar la barriga cuando están embarazadas... ¡Y estilizan la figura! Puedes escoger un bañador con volantes, flecos o algún drapeado en la tela en la zona de la barriga para disimular todavía más la zona. ¡Estarás ideal! 

2 Tankini

Es la versión moderna del bañador. Sobre todo, está concebido para las embarazadas y es una mezcla entre bañador y bikini. Se trata de una braguita como la del bikini, combinada con la parte superior tipo camiseta. Podemos decir que aúna las ventajas del bañador y las del bikini. ¿Por qué? Muy sencillo, porque aporta la sujeción del bañador y, al ser una prenda concebida para las embarazadas, suele tener el tirante del sujetador más ancho y llevar refuerzo en las cazuelas del pecho. La braguita, por su parte, suele ser más alta y ergonómica que la de los bikinis que no son de embarazada. 

Por otro lado, la parte de arriba es tipo camiseta pero con las ventajas de sujeción del bañador. Además, los diseños pueden ser pegados a la barriga o de corte imperio, es decir, la parte del sujetador del pecho pegada al mismo y evasé en la parte de la barriga. El tankini, por último, tiene una gran versatilidad ya que como la parte de arriba parece una camiseta, también se puede utilizar como tal y combinarla con pantalones cortos o faldas. 

3 Bikini

Por supuesto, si eres una amante del bikini no tienes por qué renunciar a esta prenda por estar embarazada. Todo lo contrario, puedes ponerte el bikini que te apetezca y lucir tu barriguita orgullosa de ella y de la forma más femenina. Solo debes tener cuidado, proteger bien la piel de tu barriga y no tenerla demasiado tiempo expuesta a los rayos ultravioleta. Otro factor que deberás tener en cuenta es elegir un bikini que te resulte cómodo.

Si estás al inicio del embarazo, tu cuerpo aún no habrá sufrido cambios muy notables. Sin embargo, si estás ya en la recta final, lo mejor es que escojas una braguita que no te oprima la parte de abajo de la barriga si es baja. Si optas por una braguita alta, elígela con refuerzo en esa zona. Pero si la braguita es baja, opta bien por una talla mayor de la habitual para que no te apriete o bien por una que tenga una goma que sea un poco opresiva. Recuerda que lo positivo de los bikinis es que puedes elegir diferentes tallas para la parte de arriba y la de abajo en función de las necesidades de tu cuerpo

 

Una vez elegido tu look veraniego, ya solo queda tener en cuenta una última cosa: ¡disfruta del sol y del verano!

Puedes leer más artículos similares a Tips para elegir traje de baño cuando estás embarazada: cómoda y divina, en la categoría de Ropa de baño en Diario Femenino.