El beneficio de las nuevas tecnologías en el Alzheimer y otras enfermedades

Bondades de las nuevas tecnologías para el desarrollo de la memoria

La utilización de las nuevas tecnologías supone a veces una reducción de nuestra capacidad cognitiva. Ordenadores, portátiles, smartphones, tablets, etc. contienen aplicaciones que nos facilitan la vida diaria pero que pueden perjudicar nuestra capacidad de memoria. Ya no necesitamos memorizar los números de teléfono importantes, ni la localización de las calles, ni recordar cumpleaños o citas, porque ya se ocupan nuestros gadgets de darnos el aviso a tiempo.

El iPod y la terapia musical

Sin embargo, no todo es negativo en esto de las nuevas tecnologías y estudios recientes demuestran que pueden mejorar considerablemente la calidad de vida del enfermo de Alzheimer y demencia senil.

Hace unos años, un trabajador social de Long Island empezó a trabajar con iPods en las residencias de ancianos. Pronto comprobó cómo los pacientes con demencia senil y Alzheimer reaccionaban favorablemente al escuchar canciones de su juventud, o simplemente música que les gustaba, llegando algunos de ellos a interactuar con su entorno y recuperar capacidades perdidas.

De sobra conocidos son los efectos positivos de la musicoterapia en personas con problemas de conducta y también es útil para desarrollar la capacidad de aprendizaje y estimular la memoria.

Las nuevas tecnologías al servicio de la salud

Las nuevas tecnologías se han puesto al servicio de la salud para estimular a los enfermos de Alzheimer y en algunos casos, permitirles una autonomía que habían perdido. Mediante programas informáticos se trabajan aspectos tales como la atención visual, la memoria  y la rapidez perceptual. Y las videoconsolas, por ejemplo, son un aliado fundamental en el tratamiento de estos pacientes favoreciendo su rehabilitación.

Cada vez aparecen más dispositivos, programas de teleasistencia y aplicaciones móviles que informan al paciente sobre los actos cotidianos como asearse, comer, lavarse los dientes, que permiten al enfermo una mayor autonomía. Y un recurso interesante es el software de localización, que en caso de pérdida, orientan al paciente sobre cómo volver al domicilio o avisa a sus familiares para poder encontrarlo.

Pero no sólo los enfermos de Alzheimer se benefician de las nuevas tecnologías. También se utilizan para desarrollar el aprendizaje de las personas con discapacidad intelectual, y son de gran ayuda para aquellas personas con deficiencias visuales o auditivas.

Las personas con sordoceguera tienen a su disposición un novedoso sistema de comunicación basado en un dispositivo móvil y un periférico que traducen la información automáticamente, por lo que evitaría la necesidad de ir acompañado de un intérprete, con lo que esto conlleva de integración plena en su entorno social.

En definitiva, las nuevas tecnologías pueden aplicarse en la mejora de muchas enfermedades, en el desarrollo de la memoria, en el tratamiento de la dislexia, en trastornos del comportamiento. Pudiendo ser un aliado de la salud, deberíamos aprovechar las ventajas que nos ofrecen las nuevas tecnologías, teniendo siempre presente para qué las estamos usando. La clave está en no dejarnos vencer por la pereza y la comodidad excesiva y evitar el abuso de la tecnología en detrimento de aquellas capacidades que nosotros mismos poseemos.

Laura Sánchez  •  jueves, 16 de agosto de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x