El Alzheimer en las mujeres: cómo afrontar esta enfermedad

El Alzheimer se desarrolla más rápido en las mujeres

El Alzheimer es una enfermedad degenerativa que afecta por igual a hombres y mujeres, sin embargo, en las mujeres se observa un deterioro de las capacidades mentales más rápido que en el caso de los hombres. Al menos así lo afirma un estudio de la Universidad de Hertfordshire en el que se ha comprobado que la pérdida de habilidades tales como las verbales, la visión espacial o la memoria es mayor en mujeres que en hombres aún encontrándose en la misma etapa de la enfermedad. El motivo de que esto sea así aún se desconoce y, en cualquier caso, un enfermo de Alzheimer, sea hombre o mujer, siempre provoca una dolorosa situación familiar.

El enfermo de Alzheimer

El Alzheimer consiste en la pérdida progresiva de neuronas en la corteza cerebral y por lo tanto supone una disminución de las capacidades cognitivas. Hasta el momento sigue siendo un proceso degenerativo irreversible que termina afectando no sólo a las capacidades intelectuales sino también a las físicas.

En ocasiones se tarda un tiempo en diagnosticar la enfermedad porque el paciente empieza con pérdidas leves de memoria, como no recordar dónde ha puesto las llaves, o no recordar que tiene alguna cita. Pero en cualquier caso se trata de olvidos esporádicos fácilmente atribuibles a otras causas como al cansancio, a la edad o a un simple despiste.

Poco a poco estos olvidos se empiezan a hacer más frecuentes y empiezan a suponer un peligro para el enfermo. Es frecuente la desorientación, no saber dónde se encuentra, no reconocer a la gente más cercana, etc. Esta etapa suele ir acompañada de un empobrecimiento progresivo del lenguaje, que unido a que todavía es consciente de su pérdida de capacidades, puede suponer en muchos casos caer en la apatía y en el aislamiento.

Y mientras la enfermedad sigue su curso y se agrava la situación, los familiares del enfermo de Alzheimer se encuentran tan desorientados y confusos como el propio paciente.

Cómo ayudar a un enfermo de Alzheimer

Cuando se presenta un caso de Alzheimer en la familia es fundamental unir los esfuerzos, porque se trata de una situación sumamente compleja y dolorosa. Se hace necesario que las personas que convivan con el enfermo de Alzheimer conozcan con detalle la enfermedad y cuál es el proceso de deterioro para que puedan cubrir las necesidades del enfermo. Hay que tener en cuenta que el Alzheimer no se desarrolla de la misma forma en todas las personas, por eso, buscar la ayuda de profesionales y de asociaciones de enfermos puede ser una buena forma de adelantarse a los acontecimientos y poder así afrontar las diferentes etapas.

Una vez diagnosticada la enfermedad, se recomienda acudir a terapia para retrasar en lo posible el deterioro intelectual y físico. Mantener unos horarios fijos de comida, aseo, ocio, etc. es una buena medida para paliar la desorientación espacial y temporal que sufren estos pacientes. En todo momento, el enfermo de Alzheimer necesitará de un ambiente familiar agradable, donde encuentre la comprensión, el apoyo y las muestras de cariño que requiere su confusa situación.

Si tienes un enfermo de Alzheimer en casa no dudes en buscar toda la ayuda que puedas, en forma de médicos, asistencia sanitaria, ayuda a domicilio, asociaciones y personas que hayan pasado por la misma experiencia. Y no olvides que la persona que padece Alzheimer antes o después dejará de ser una persona autónoma por lo que necesitará tu apoyo y el del resto de la familia por completo.

Laura Sánchez  •  sábado, 21 de abril de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x