Este verano cuida de tus ojos frente al sol

 Cuida tus ojos este verano

¿Has pensado cuáles son las gafas de sol que más te gustan y las que mejor le sientan?¿Te quedan mejor las monturas redondeadas o las cuadradas? ¿Y las lentes? ¿Te gustan las típicas lentes oscuras, o prefieres las que son de un color poco habitual? Si estás pensando en comprarte unas gafas de sol, seguramente habrás tenido todos estos aspectos en cuenta y estarás buscando unas que te gusten y que te favorezcan. Pero si estás buscando unas gafas, también es importante que tengas muy en cuenta que las gafas de sol no son solamente un accesorio estético. La principal funcionalidad de las gafas es que éstas deben proteger, lo mejor posible, los ojos de los efectos de los dañinos rayos UVA y UVB. Por este motivo y dejando razones estéticas a un lado, deberíamos acostumbrarnos a utilizar siempre gafas de sol y especialmente durante el verano, que es la época del año en la que mayor es la exposición solar.

Efectos en la salud de los rayos del sol


Durante el verano, la exposición excesiva a la luz ultravioleta, reflejada sobre la arena, agua o suelo podría dañar los tejidos de la superficie del ojo. Esta sobreexposición también puede traer otras consecuencias como, por ejemplo, puede provocar cataratas y acelerar la DMAE (degeneración macular asociada a la edad) que podrían requerir de una cirugía láser ocular o de otro tipo de operación. La exposición prolongada al sol puede dar lugar a lesiones y tumores que podrían ser poco estéticos y que podrían requerir incluso de una extirpación quirúrgica. Por poner un ejemplo, la aparición de diminutas protuberancias amarillas en el ojo (pinguéculas), suelen asociarse a la exposición prolongada a la luz solar y estas alteraciones empiezan en la parte blanca del ojo y puede llegar a alterar tu visión.

Recordemos que el posible daño a los ojos de la luz UV no se limita únicamente a aquellos momentos en los que nos encontramos al aire libre y debes tener una especial atención con las cámaras de bronceado UV. Las lámparas de bronceado pueden producir niveles que producen hasta 100 veces más radiación de la que se obtiene del sol, lo cual podría causar daños muy graves a las estructuras externas e internas de tus ojos y de tus párpados. Esto podría traer consigo quemaduras en la córnea, cataratas y, en raros casos, incluso daños en la retina. Por ello, es especialmente importante que te acostumbres a utilizar gafas de sol y especialmente (aunque no únicamente) durante el verano. También es muy importante que utilices unas gafas especialmente diseñada para protegerte tus ojos si te encuentras en una cabina de bronceado.

Por estos motivos y cuando busques unas gafas de sol, no te preocupes únicamente de la estética de las mismas y fíjate primero en la calidad de las lentes y el nivel de protección que te van a ofrecer. Afortunadamente, la calidad de las lentes no está reñida con la moda y hoy en día tendrás muchas opciones para comprar unas gafas de sol que además de verte bien con ellas, te ofrezcan la máxima protección posible a tus ojos.

Natalia Gómez  •  lunes, 28 de junio de 2010

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x