Los peligros del peróxido de hidrógeno en el enjuague bucal

Ana Van den Eynde
Enjuague bucal
Los blanqueadores dentales y los productos de higiene bucal (como algunos dentífricos y enjuagues bucales) utilizan peróxido de hidrógeno para blanquear o desinfectar. El peróxido blanquea los dientes al penetrar en ellos y reaccionar con las moléculas que provocan manchas o cambios de color. Cuanto mayor sea la cantidad de peróxido, mayor será su poder blanqueador, pero, como apuntan desde 'Green Facts', hay que tener cuidado con su uso.

En función de su contenido en peróxido, estos productos pueden venderse libremente y sin receta para uso doméstico. Se usan a modo de desinfectante, para proteger contra la placa y la inflamación de las encías, pero su uso excesivo puede ser peligroso.

En el caso de productos blanqueadores con mayor cantidad de peróxido de hidrógeno, los efectos secundarios más comunes son la irritación de la boca y un aumento de la sensibilidad ante los cambios de temperatura, aunque en principio ambos efectos son temporales. No existe información sobre los efectos a largo plazo de la utilización de productos de blanqueamiento dental, ni sobre los efectos de la utilización reiterada de dichos productos.

¿Cómo funcionan los enjuagues bucales?


El peróxido de hidrógeno atraviesa fácilmente el esmalte de los dientes. Según la mayoría de los estudios existentes, el blanqueamiento no daña el esmalte. Sin embargo, unos pocos estudios apuntan a que el blanqueamiento puede dañar la superficie del diente, al hacer más poroso el esmalte y provocar muescas, arañazos y pérdida de minerales.

Una vez traspasado el esmalte, el peróxido de hidrógeno penetra en la dentina y la pulpa dental. En algunos casos, los blanqueadores provocan inflamaciones menores de la pulpa, lo que podría ser la razón por la que en ocasiones aumenta la sensibilidad dental. Sin embargo, por lo general el blanqueamiento dental no parece dañar la pulpa de dientes sanos; una explicación posible a este hecho es que la concentración de peróxido de hidrógeno es demasiado baja como para provocar daños.

Por lo general, el blanqueamiento dental no cambia el color de empastes u otros materiales restauradores porque no afecta a la porcelana, otros tipos de cerámica o dientes de oro. Sin embargo, puede afectar ligeramente a restauraciones realizadas con materiales compuestos, cementos y amalgamas dentales. Por eso lo mejor es usar estos productos con precaución y siguiendo las recomendaciones indicadas.

Puedes leer más artículos similares a Los peligros del peróxido de hidrógeno en el enjuague bucal, en la categoría de Higiene en Diario Femenino.