Guía para un correcto enjuague bucal

Guía para un correcto enjuague bucal

Para mantener una buena higiene bucal es necesario seguir cuatro pasos: cepillarse los dientes tres veces al día después de las comidas con un dentífrico adecuado, utilizar la seda dental para eliminar los restos en aquellos rincones donde el cepillo no llega, visitar al dentista una vez al año y realizar un enjuague con un colutorio para eliminar gérmenes y bacterias. Normalmente olvidamos este último paso o, por el contrario, abusamos de él, realizando más enjuagues de los necesarios.

Tipos de enjuagues

Actualmente existen enjuagues de todo tipo dependiendo del resultado que busquemos. Así por ejemplo, para prevenir la caries podemos utilizar colutorios ricos en flúor; o para los casos en que la caries ya se haya desarrollado, también encontramos enjuagues específicos para su tratamiento. Asimismo, existen otros enjuagues específicos para combatir y eliminar la placa bacteriana o la halitosis.

En cuanto a los más pequeños, podemos iniciarles en el uso del enjuague escogiendo aquellos productos con un bajo contenido en alcohol y con un sabor más suave y dulce; pues unos colutorios con unos niveles altos de alcohol (entre dieciocho y veintiséis por ciento) pueden producirles una sensación de ardor en las mejillas, los dientes y las encías, u ocasionarles una intoxicación si lo llegan a ingerir.

Cómo utilizar el enjuague

Para enjuagar la boca correctamente, antes que nada debemos escoger un colutorio que se adapte a nuestras necesidades. Seguidamente, debemos introducir en la boca unos cinco mililitros del producto y realizar unas gárgaras con el líquido durante por lo menos treinta segundos. Finalmente lo expulsaremos y escupiremos tantas veces como sea necesario para eliminar cualquier resto del producto.

Es importante que, para ayudar a que el enjuague realice su función antibacteriana, evitemos diluir el enjuague en agua, no ingiramos alimentos durante los treinta minutos siguientes al uso del colutorio, no aclaremos la boca con agua para sacarnos el gusto del enjuague, y lo realicemos siempre después de un buen cepillado. Además, no debemos abusar del colutorio, especialemente si usamos uno que contiene demasiado alcohol; de modo que es recomendable enjuagarse los dientes una vez al día. Hacerlo varias veces al día sería excesivo e incluso perjudicial.

Riesgos del colutorio

Es innegable que los enjuagues bucales ayudan a mantener un aliento fresco y limpio. Sin embargo, algunas personas abusan del colutorio realizando enjuagues tres veces al día, desconociendo que, según una publicación del Dental Journal of Australia, los enjuagues bucales pueden estimular la aparición de cáncer bucal u oral. Esto es debido a la gran cantidad de alcohol presente en los colutorios, siendo incluso mayor que la concentración de alcohol en el vino o la cerveza. Además, el exceso de alcohol tampoco es apropiado para los dientes sensibles.

No obstante, esto no quiere decir que debamos eliminar los enjuagues de nuestra higiene bucal. El uso adecuado del colutorio es muy beneficioso para la salud de nuestros dientes y, por otro lado, existen en el mercado enjuagues sin alcohol que, además de ayudarnos a mantener un aliento fresco y unos dientes limpios, no exponen nuestra boca a un posible desarrollo de enfermedades graves.

Irene García  •  lunes, 9 de julio de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x