'Necesito ir al dentista y no sé a cuál': cómo elegirlo

¿Necesitas un detista?

La mayoría de las personas tienen un médico de cabecera. Sin embargo, no todo el mundo tiene un dentista habitual a lo largo de la vida. ¿Por qué se produce esta cuestión? Porque muchas personas no acuden al dentista con la regularidad que deberían: por miedo, o también, por el deseo de posponer un gasto. En este sentido, en plena crisis económica, los problemas dentales, en ocasiones, se aplazan. Y de este modo, el malestar también se agrava ya que la prevención es la mejor garantía de bienestar dental.

Cómo elegir a un buen dentista que te dé seguridad y confianza

1. En primer lugar, lo más aconsejable es que busques un profesional en tu ciudad. De este modo, también ganas en comodidad al no tener que coger el coche para hacer frente a los desplazamientos.

2. Por otra parte, permítete la opción de cambiar de opinión. Es decir, si después de acudir a la consulta de un dentista no quedas satisfecha con su método de trabajo, entonces, busca una alternativa diferente. Existen muchos profesionales cualificados en el mercado.

3. Contar con referencias siempre aporta sensación de seguridad y de tranquilidad. Por ello, puedes pedir en tu entorno más cercano que te recomienden a un buen dentista. Incluso, una vez que hayas tomado tu decisión, puedes pedirle a esa persona que te acompañe el primer día de consulta para presentarte.

4. Asegúrate de que el profesional tiene los títulos universitarios necesarios para poder ejercer. Por otra parte, ten en cuenta que el mejor profesional no siempre es el más caro. Pero en general, alguien que es excesivamente barato tampoco debe inspirarte confianza. La calidad y la salud se pagan.

5. Hoy día, puedes acceder a información de referencia en internet sobre la gran mayoría de las empresas. Por ello, puedes elaborar una base de datos sobre las consultas que hay en tu ciudad, para despué, acercarte a las que consideres más destacadas para pedir información, conocer mejor el lugar y también solicitar datos en relación con el precio. Hay que tener en cuenta que para ti el mejor dentista será también aquel que se adapte a tu presupuesto.

6. Por otra parte, un buen profesional no sólo es aquél que tiene la capacidad de empastar bien, sino también aquél que tiene habilidades sociales, sabe generar empatía en el paciente, tiene el poder de generar confianza y sensación de seguridad. En este sentido, existen clínicas que están potenciando cada vez más la figura del dentista como un amigo. De este modo, se reduce el temor, especialmente, en los niños más pequeños. Si acudes a un dentista que conoce a otras personas de tu familia el trato siempre será más cercano y amable.

7. Seguro que en algún momento de tu vida ya has ido a algún dentista. En ese caso, valora tu grado de satisfacción con ese profesional ya que conoce tu caso y tu historia y eso siempre resulta positivo a la hora de iniciar, nuevamente, un tratamiento.

8. No pierdas de vista que en algunos casos también merece la pena contar con un segundo diagnóstico.

Maite Nicuesa  •  miércoles, 23 de mayo de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos