Higiene bucal: riesgos y su relación con la salud mental

Los riesgos de una mala higiene bucal

El próximo 12 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Salud Bucodental y por eso queremos colaborar en la concienciación de la importancia de una correcta higiene bucal, ya que se trata de algo imprescindible no solo para prevenir la caries, sino también para mantener un buen estado de salud en general. Y es que las consecuencias de una mala higiene bucal van más allá de las enfermedades bucodentales.

Enfermedades bucales

Los expertos aseguran que hay que cepillarse los dientes al menos tres veces al día para evitar padecer algunas de las enfermedades bucales. Teniendo en cuenta que la boca es la entrada de un gran número de bacterias, una correcta higiene bucal es necesaria para evitar la aparición de caries y la formación de placa. De esta manera se evita que la placa inflame las encías provocando la gingivitis, una enfermedad que si no se trata, puede derivar en periodontitis con grave riesgo para nuestra salud bucodental.

La necesidad de cepillarse los dientes al menos tres veces al día, después de cada comida, es algo comúnmente asumido, pero hay mucha gente que desconoce cómo se realiza una correcta higiene bucal. Cepillarse los dientes es un procedimiento que tiene que incluir también el cepillado de las encías y de la lengua, y conviene usar el hilo dental y un colutorio para proteger las zonas de difícil acceso.

La mala higiene bucal y la demencia senil

La caries y la gingivitis no son los únicos problemas a los que nos enfrentamos si no realizamos una correcta higiene bucal. Hay estudios que demuestran que existe una clara relación entre una buena salud bucal y la salud mental. Parece ser que el riesgo de sufrir demencia disminuye considerablemente entre quienes realizan habitualmente la higiene bucal recomendada. También se ha demostrado que en el cerebro de muchos pacientes de Alzheimer se encuentran las bacterias causantes de varias enfermedades bucales. Por supuesto, estos estudios no quieren decir que el antídoto contra la demencia se encuentre en una correcta higiene bucal, pero sí pone de manifiesto, la relación que hay entre la salud bucodental y muchas otras enfermedades.

Esto se debe a que las bacterias que forman la placa dental viajan a otros órganos y derivan en enfermedades que aparentemente nada tienen que ver. Son frecuentes, por ejemplo, las neumonías en ancianos por este motivo, así como otras enfermedades respiratorias. También se han puesto en relación en otros estudios la salud bucal con las enfermedades coronarias y con la diabetes.

Así pues, hay un claro vínculo entre la salud bucal y el bienestar general, por lo que se hacen necesarias medidas preventivas y, sobre todo, de información para que la población conozca los riesgos de una mala higiene bucal.

Lavarnos los dientes tres veces al día no es lo único que deberíamos tomarnos en serio si queremos gozar de buena salud. Las visitas periódicas al dentista son fundamentales para controlar el estado de nuestra salud bucodental. Si además combinamos esto con un cambio en nuestros hábitos como practicar ejercicio regularmente y llevar una alimentación sana y equilibrada conseguiremos mejorar notablemente nuestra calidad de vida.

Laura Sánchez  •  lunes, 10 de septiembre de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x