Depilación e irritación íntima, causa y consecuencia

Es cierto que estéticamente cada vez son más las mujeres que prefieren ver sus genitales rasurados, así como también lo prefieren sus parejas. Lo cierto es que, esta tendencia en realidad puede ser la causante de molestias e irritaciones que pueden incomodarnos bastante.

Normalmente, la depilación de la zona íntima consiste en quitar el bello del pubis, de los labios mayores, así como de toda la zona sexual. Deshacernos de toda esa cantidad de bello supone poner en peligro nuestro salud íntima. Y es que, muy contrariamente a lo que se piensa, la depilación en esta zona no es para nada higiénica, si no que más bien puede ser el causante de muchos problemas íntimos.

higiene íntima

No al a depilación definitiva


Pero si depilarse de manera esporádica ya puede suponer que estemos expuestos a ciertos riegos, el hecho de realizar la depilación definitiva en la zona vaginal supone todavía más. ¿Por qué? La depilación es agresiva y peligrosa porque esta arranca el vello de su raíz, lo que supone quemar el bulbo del pelo imposibilitando la salida de pelo nuevamente.

Pero no sólo eso, ya que la depilación no arranca solamente el pelo, sino que también destruye la glándula sebácea. Este tipo de glándula, produce el sebo, una substancia lipídica compuesta por grasas que tienen la misión de proteger la piel. Así, la piel, para que esté suave tiene que estar húmeda, y esta humedad se encuentra en la parte interna de los tejidos, subiendo a la superficie y evaporándose al momento.

Así, las glándulas sebáceas son beneficiosas porque actúan produciendo un film que conserva la piel suave entorno a los labios menores. Por lo tanto, sin ellas, la piel que está más debilitada se encuentra sin ese fluido que la protege. Cuando esto ocurre, la piel se vuelve seca e irritable.

Mayor riesgo de infección e irritación


Por lo tanto, las mujeres que se someten a la depilación en la zona íntima de manera definitiva presentan mayores problemas de irritación con cualquier actividad que tendría que ser normal, como por ejemplo el roce con la ropa interior o los 'salva slips'.

La solución es depilarse en ocasiones puntuales, cuando tenemos una cita importante o nos queremos sentir bien, pero sin abusar de ello, sobre todo si eres propensa a este tipo de infecciones. Y precisamente por eso, es menos recomendable aún llevar a cabo la depilación definitiva, ya que no te dará opción a volver atrás y estarás expuesta siempre a infecciones en la vulva. Muchos ginecólogos recomiendan no hacérsela puesto que nuestra zona íntima quedaría altamente desprotegida.

Belén Alarcón  •  jueves, 16 de diciembre de 2010

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

DF Videos

Cargando...

Un huracán llamado Malú

La cantante está de enhorabuena, ha conseguido alzarse con multitud de premios este 2014 y además de los galardones en los 40 Principales despide el mejor año de su carrera.

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x