Verdadera historia del maniquí de La Pascualita: leyenda mexicana corta

¿Qué es La Pascualita? ¿Un cuerpo embalsamado o un maniquí de cera?

Azucena Zarzuela

Leyenda mexicana corta: el maniquí de La Pascualita (en Chihuahua, México)

Las leyendas mexicanas siempre están de actualidad, incluso, su presencia se mueve por las redes sociales. No solo forman parte del imaginario colectivo de un país, sino que éstas traspasan todas las fronteras para formar parte de la cultura popular mundial. Sus misterios, sus sorpresas, sus dramas, sus amores y sus miedos son universales y, por ello, aunque el tiempo las relega a un pasado lleno de superstición y poca ciencia, a día de hoy, nos siguen enganchando y siguen pasando de generación en generación como si de una verdad absoluta se tratara.

Esta vez en Diario Femenino queremos hablaros del verdadero relato que se esconde detrás del maniquí de La Pascualita. ¿Preparada para adentrarte en esta apasionante y curiosa leyenda mexicana

Versión corta y popular de la leyenda mexicana de La Pascualita

La Pascualita y su verdadera historia 

La Pascualita es una de las leyendas más popularizada en México. Su andadura comienza en 1930, concretamente el 25 de marzo. Y es que, ese día, Pascualita Esparza Perales de Pérez, modista de la década, colocó en el escaparate de su famosa tienda, de la calle Libertad, de vestidos de novia, 'La Popular', un maniquí que dejó sin habla a más de uno de la época por su belleza y realismo y del que hoy se habla mucho, ya que seduce a visitantes de todas las partes del mundo. No hay transeúnte que no se pare frente al cristal, ni cliente que no añada algún comentario.

Se hizo tan popular en su presentación, que doña Pascualita acabó dándole un nombre para referirse a ella: La Chonita, pues decía que la muñeca había llegado a tierras mexicanas procedente de Francia un día 8 de diciembre, día en el que se festeja la Inmaculada Concepción.

Tanta era la gente que se reunía ante ella, que durante mucho tiempo fue considerada la novia más bonita de Chihuahua y alrededores. Su porte, su figura, sus ojos que parecen seguirte a cada paso y el cuidado de cada uno de los detalles (hasta tiene huellas digitales, manos venosas y uñas) levantaba no pocos suspiros y anhelos. Los hombres la deseaban y las mujeres la envidiaban. Y así fue como comenzaron a hilarse diferentes mitos entorno a este maniquí.

La Pascualita: ¿un maniquí de cera o un cuerpo embalsamado?

Uno de los más popularizados, por macabro y escalofriante, es el que recuerda a la hija de doña Pascualita, quien murió tras celebrarse su boda por una picadura de un alacrán (alguna otra versión habla de una araña viuda negra) que había hallado escondite en su tiara. Se dice, que de la tragedia hizo la dueña negocio. Su dolor hizo que la bella joven fuera embalsamada y en lugar de ser sepultada en campo santo como manda la religión, el cuerpo acabó en el escaparate convirtiéndose en toda una atracción. La madre no quería separarse de la hija y así, cada día, la madre y la hija, en la jornada laboral, siempre permanecerían unidas.

1967 es otra fecha a tener en cuenta, pues fue el año en el que doña Pascualita murió para encontrarse en el mundo de los muertos con su joven hija. Sus almas ya siempre estarían juntas. La tienda pasó a nuevas manos, pero la costumbre y el clamor de la sociedad del momento hicieron que el maniquí permaneciera en el escaparate no ya sólo como reclamo para el negocio, sino también para dar gusto a un pueblo que había integrado en su tradición popular a la joven novia embalsamada conservada en perfecto estado. Con el devenir de los tiempos y Chihuahua acostumbrada a su presencia, La Chonita cambió su nombre por La Pascualita, como se la conoce ahora.

La popularidad del maniquí ha crecido hasta hoy (incluso, tiene cuenta propia en Facebook), siendo la protagonista de reportajes y documentales. Y es que, su fama ha llegado a la televisión donde se promociona y deja escandalosos beneficios a sus dueños, pues se dice que quien se case con el vestido de turno que porte La Pascualita tiene asegurado un futuro feliz y sin apuro, así como la fidelidad y el amor eterno de su amado. Toda una campaña de publicidad que ya quisieran muchos negocios.

¿Y tú? ¿Habías oído hablar de la leyenda mexicana del maniquí de La Pascualita? ¿Qué te ha parecido este relato corto basado en el folclore popular de México? Cuéntanos tus opiniones en los comentarios.