Alejandra Guzmán: los riesgos de la innecesaria cirugía estética

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

18 de septiembre. La mujer del día es hoy Alejandra Guzmán, la exitosa cantante mexicana que ha pasado un calvario tras someterse a una operación de cirugía estética.

Esta mujer que lo tenía todo en la vida ha estado a punto de perderlo todo, hasta su propia vida, por un error médico. Pero también por una desacertada decisión personal.

Alejandra Guzmán: poner en riesgo tu vida para verte más guapa

Ella era una de las mujeres más populares en México. También era querida y admirada por su faceta de cantante. Y es que nadie mejor que Alejandra Guzmán para cantar al amor y al desamor con esa intensidad y desgarro. Con todo a favor y triunfando en la vida y en su profesión, Alejandra Guzmán no estaba contenta con ella misma. Y entonces decidió mejorar.

Alejandra Guzmán decidió mejorar su aspecto físico escogiendo el camino más rápido y, supuestamente, el más fácil. Tuvo la genial idea de pasar por el quirófano para aumentarse los glúteos. Una operación de cirugía estética que algunas no acabamos de entender porque hay mil maneras, sanas o no, de aumentar el trasero sin entrar en un quirófano. Damos fe.

Pero algo salió mal en la operación de Alejandra Guzmán. Y ya estamos acostumbradas a ver en los rostros de las famosas los desastres de la cirugía estética, pero en esta ocasión el problema no era un resultado insatisfactorio, sino que las complicaciones de la operación pusieron en serio peligro la vida de la cantante. Aquello ocurrió en el año 2009 y desde entonces Alejandra Guzmán sigue encadenada a una operación tras otra tratando de arreglar el desastre.

Nos preguntamos si realmente merece la pena. Si una puede llegar a tener la autoestima tan baja a causa de su aspecto físico como para arriesgar su vida en una operación de cirugía estética totalmente innecesaria. Tal vez sepa respondernos Alejandra Guzmán, a la que deseamos de todo corazón una completa recuperación.