Grace Kelly, la pionera de las princesas modernas

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

26 de mayo. La mujer del día es hoy Grace Kelly a la que se le rinde homenaje en la recién estrenada película "Grace de Mónaco" protagonizada por Nicole Kidman. Si bien la familia real monegasca no considera la película como un homenaje y se han sentido bastante molestos, nosotras estamos encantadas con que nos hayan devuelto a la actualidad a una mujer carismática como Grace Kelly, la pionera de las princesas modernas.

De estrella a princesa y viceversa

En el año 1956 Grace Kelly se convirtió en Gracia de Mónaco al casarse con el príncipe Rainiero. Ese cambio de nombre hace honor a la transformación que sufrió la que fuera una de las estrellas más luminosas de Hollywood en discreta y glamurosa integrante de una rígida casa real. Parece como si fueran dos mujeres distintas y además, tan opuestas.

Y es que la Grace Kelly artista de Hollywood era una mujer independiente, decidida, atrevida, capaz de llevar las riendas de su propia vida, más capaz aún de marcarse su camino ajena a la opinión de su familia y una mujer que vivía la vida plenamente al margen de convenciones sociales. A pesar de los esfuerzos del Principado por acallar el pasado de su princesa, la larga de lista de amantes de Grace Kelly es bien conocida.

Un buen día conoció a Rainiero de Mónaco y juntos protagonizaron una historia de amor, según unos. Y según otros, una historia de marketing, renuncias, compromisos y sacrificios. La estrella de Hollywood renunció a su profesión para elaborar una imagen de esposa, madre y princesa perfecta. Y desde luego que bordó el papel, porque una nunca deja de ser actriz cuando lleva la interpretación en las venas.

Si como actriz Grace Kelly fue de las mejores, Gracia de Mónaco fue la mejor princesa, tan principesca que logró que todo el pueblo olvidara sus orígenes plebeyos. Porque Gracia de Mónaco fue la primera de esas princesas plebeyas que hoy pueblan las casas reales. Una auténtica pionera de las princesas modernas que con su temprana muerte volvió a su ocupación original, la de estrella.