Lady Gaga: el triunfo de la extravagancia frente a la música

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

28 de julio. La mujer del día es hoy Lady Gaga, la extravagante cantante que consigue colocarse cada año en la lista de las mujeres más influyentes. Nos preguntamos a quién influyen los excesos de Lady Gaga. Pero también nos preguntamos por qué el espectáculo extravagante consigue quitarle todo el protagonismo a la música.

La imposible estética de Lady Gaga

Con un nombre tan dulce y delicado como Stefani, no podía llegar muy lejos en el mundo de la música. Así que recurrió a una de las canciones de su grupo preferido, Radio Ga Ga de Queen y lo transformó hasta convertirse en la Lady Gaga conocida en el mundo entero. Qué más puede pedir una artista que el reconocimiento internacional.

Sabemos que las cosas no están nada fáciles en el mundo de la música. Sabemos que para destacar hay que llamar la atención. Las grandes cantantes ya cuentan con un montón de escándalos y extravagancias a sus espaldas y ese es precisamente el secreto del éxito en un panorama musical en el que sobran artistas del mismo estilo. Así pues, la clave es sorprender más si cabe, aunque a sea a costa de asesinar el buen gusto.

Así lo hizo Miley Cyrus y así lo hizo Lady Gaga, aunque con estilos diferentes. No podemos valorar el talento musical de artistas como Miley Cyurs o Lady Gaga, porque su música pasa a un segundo plano en cuanto se suben al escenario. Lady Gaga, con su estilismo imposible, exagerado, excéntrico y hasta abusivo, acapara toda la atención, mientras su música es simplemente una excusa para convertirse en celebrity.

Nos preguntamos a qué viene esta oleada de cantantes que actúan más que cantan. Nos preguntamos qué concepto musical tendrán los más jóvenes creciendo en medio de este circo musical. ¿Dónde quedaron los intérpretes de canciones, las melodías rítmicas o las letras con contenido? Tal vez todo aquello quedó escondido en los baúles de Lady Gaga.

Puedes leer más artículos similares a Lady Gaga: el triunfo de la extravagancia frente a la música, en la categoría de La mujer del día en Diario Femenino.