Beyoncé: la moda de ser feminista

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

27 de junio. La mujer del día es hoy la cantante Beyoncé. Parece que esta mujer que lo ha conseguido todo en el mundo de la música también se preocupa por la desigualdad entre mujeres y hombres. Desde su posición privilegiada, lanza mensajes en sus canciones en favor de la igualdad. Nos preguntamos si su compromiso es serio o es que ser feminista está de moda.

El compromiso de Beyoncé con las mujeres

Según la canción de Beyoncé "Run the world", las chicas dominan el mundo. Bien sabe la artista que esta afirmación no es real, pero no deja de ser una de esas frases motivadores a seguir luchando por la igualdad entre mujeres y hombres. A primera vista, Beyoncé promueve esa ansiada igualdad y parece comprometida con las mujeres, con su posición aún subordinada muchas veces y con las dificultades a las que han de hacer frente simplemente por su condición de mujer.

Todo esto suena a feminismo. Más aún cuando la cantante también ha participado en una iniciativa de María Shriver denunciando en un ensayo llamado "La igualdad de género es un mito" las diferencias salariales entre hombres y mujeres. La cantante es consciente de la discriminación de la mujer en el ámbito laboral y de cómo en muchos casos la pobreza se ceba con las mujeres.

En este Informe Shirver también han participado otras personalidades del mundo del espectáculo y de la política como Eva Longoria, Jennifer Garner o Hillary Clinton. Es por eso que nos estamos preguntando si el feminismo se está poniendo de moda. Beyoncé habla también en las letras de sus canciones de la necesidad de empoderamiento de la mujer, un término cada vez más habitual, pero que de momento no se ha convertido en realidad.

Sin embargo, a pesar de las buenas intenciones y de la evidente influencia que tiene Beyoncé y otras artistas en el público, no parece que el compromiso con las mujeres sea total. La cantante es de las que reniegan del término feminismo, que tanto miedo da todavía en la actualidad. Teniendo en cuenta que la igualdad no se conseguirá hasta que no se transformen los esquemas culturales, esta postura de Beyoncé, defendiendo los derechos de la mujer, pero renegando del feminismo, puede que no sea más que una pose de artista.