Simone de Beauvoir: un símbolo de mujer

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

14 de abril. La mujer del día es hoy Simone de Beauvoir, una mujer excepcional de imposible descripción. Podemos decir que era filósofa, escritora, activista, feminista, existencialista...pero no hay palabras para plasmar el significado del legado de esta mujer que cambió la vida de todas las mujeres. No le debemos a Simone de Beauvoir el feminismo, sino la visibilidad de la mujer en el mundo contemporáneo.

El segundo sexo

En los años 50 una voz femenina se alzó para pedir, alto y claro, la igualdad entre hombres y mujeres. Con un título de lo más elocuente, "El segundo sexo", Simone de Beauvoir tejió una serie de teorías que escandalizaron a unos y encandilaron a otras. Que la mujer vive atrapada en estereotipos socio culturales es algo que hoy podemos reconocer sin mayores problemas, pero en aquel entonces supuso toda una revolución y un aliento para todas aquellas mujeres que no querían quedarse en el segundo plano.

El segundo sexo, el sexo débil, la mujer relegada al hogar...eran conceptos que poco a poco Simone iba desmontando. Si Simone de Beauvoir es un mito del feminismo, un icono de la igualdad y una heroína en la lucha de la mujer es porque sus teorías calaron hondo en una sociedad que estaba preparándose para el cambio, para la revolución firmada con nombre de mujer. El cambio social cuajó, las teorías de Simone respecto a la mujer son hoy aceptadas, incluso se tomaron medidas legislativas para equilibrar géneros, o sexos, pero lamentablemente no son puestas en práctica.

Decía Simone que "la mujer no nace, se hace", porque no hay una esencia femenina que nos conduzca irremediablemente a situarnos en la posición social en la que nos encontramos. Otros dicen que "detrás de un gran hombre, hay una gran mujer", en una clara evidencia de que los presupuestos de Simone de Beauvoir deben luchar contra todo un tejido milenario de ideología patriarcal.

La contradicción de Simone de Beauvoir

Para ser una persona que luchó por la igualdad y la independencia de la mujer, el destino le jugó una mala pasada al mantener su imagen eternamente ligada a su pareja sentimental, el filósofo existencialista Jean Paul Sartre. Parece como si las crónicas quisieran reforzar la personalidad de esta mujer excepcional al lado de la ese hombre, también excepcional, que fue Sartre.

Una contradicción que vamos a pasar por alto centrándonos en el legado de Simone de Beauvoir como teórica y como practicante de una nueva forma de vida. Y seguiremos luchando por su pensamiento que es el pensamiento de todas las mujeres que deseamos ser libres de una vez por todas, que deseamos desarrollarnos sin los obstáculos que impone el machismo, que queremos que se nos escuche y que pedimos el respeto a nuestra individualidad.

Puedes leer más artículos similares a Simone de Beauvoir: un símbolo de mujer, en la categoría de La mujer del día en Diario Femenino.