Mujeres sobradamente preparadas... pero 'inferiores' a su pareja

Mujeres sobradamente preparadas... pero 'inferiores' a su pareja

Vivimos en una sociedad machista aunque se empiezan a ver algunos tímidos indicios de cambio. La lucha por la igualdad entre hombres y mujeres parece que no tiene fin y se desarrolla en todos los ámbitos de la vida. La discriminación laboral a la mujer persiste hoy en día y se refleja en una desigualdad salarial y en un acceso más difícil a los puestos de dirección. Y en el terreno de las relaciones de pareja persiste en muchos casos un sentimiento de inferioridad de la mujer respecto a su pareja.

Mujeres más preparadas que los hombres

Ese sentimiento de inferioridad es algo contra el que hay que luchar, ya que no se ajusta a la realidad social. Cada vez hay más parejas en las que la mujer está más preparada que el hombre, tiene más estudios y tiene un empleo mejor remunerado que su pareja. Pero si el papel secundario que tradicionalmente desempeñaba la mujer en la economía familiar está desapareciendo, aún persiste en muchos casos una dependencia emocional de la pareja.

Se trata de un sentimiento difícil de erradicar teniendo en cuenta que viene avalado por siglos de ideología patriarcal. Así, nos encontramos a mujeres profesionales, mucho más preparadas que sus parejas que terminan diluyendo su personalidad en aras de una relación armónica y exitosa. Pero mantener el papel preponderante del hombre en una pareja no hace sino mantener la desigualdad. ¿Por qué seguimos fomentando unos roles arcaicos y perjudiciales para nuestro desarrollo personal?

Hombres que no asumen la profesionalidad de las mujeres

Es evidente que hombres y mujeres tienen una forma distinta de entender las relaciones de pareja, pero eso no justifica que necesiten sentirse superiores para mantener una pareja estable. Hoy en día, la confusión reina sobre qué función debe cumplir cada miembro de la pareja. Cada vez más mujeres se convierten en el sustento principal de su familia debido a una mejor preparación y esto es difícil de digerir para muchos hombres.

La situación de desempleo que afecta a millones de españoles está provocando que en muchos hogares el hombre se vea relegado al papel de amo de casa, mientras la mujer es la profesional que consigue mantener un flujo de ingresos para su familia. Son muchos los problemas emocionales a los que el hombre tiene que hacer frente en esta situación, ya que si estar en paro ya es bastante preocupante, ver cómo va desapareciendo su imagen de patriarca familiar les ocasiona innumerables problemas psicológicos.

Ahora que la sociedad está cambiando se hace necesario más que nunca que ambos miembros de la pareja se apoyen y le pongan a la relación una gran dosis de naturalidad. No pasa nada porque la mujer aporte una titulación más que el hombre, porque probablemente su pareja aportará unas habilidades que ella no tiene. Tampoco pasa nada si la mujer es la que trabaja fuera de casa, porque el trabajo del hogar es fundamental para mantener una familia unida.

Laura Sánchez  •  jueves, 15 de noviembre de 2012

DF Temas

1 comentarios

Avatar

  • anonimo
    anonimo

    12/02/2015 05:02

    De por sí todas las relaciones son difíciles y problematicas; ahora agrega esas circunstancias y serán doblemente difíciles.

    Valorar
    Responder

Página: 1 de 1 (1 Elementos)

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x