Manuela de Madre Ortega, una mujer que lucha contra la fibromialgia

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

12 de mayo. La mujer del día es hoy Manuela de Madre Ortega. En el Día Mundial de la Fibromialgia queremos darle la voz a todas las personas afectadas por esta enfermedad, tan devastadora como incomprendida, a través de una mujer valiente, Manuela de Madre Ortega, que lucha desde la política para mejorar la calidad de vida de todas las personas con fibromialgia.

La batalla de una mujer contra la fibromialgia

Manuela de Madre Ortega es una de esas mujeres que impresionan por la entereza con que afrontan una enfermedad grave como es la fibromialgia.

Es una de esas mujeres que, independientemente de su signo político, se ha comprometido con una causa, luchando con las herramientas que le da su posición en la política y haciendo visible una enfermedad incomprendida.

A Manuela le diagnosticaron fibromialgia hace tiempo ya, después de largas peregrinaciones médicas en las que no faltaba quien le decía que no tenía nada. Pero Manuela tenía mucho dolor, dolor físico por la enfermedad y dolor emocional por llegar a dudar de sus síntomas. Quienes padecen fibromialgia saben de esas miradas de reproche e incomprensión y saben en qué medida tienen que luchar por el reconocimiento de su enfermedad.

En el año 2002, Manuela de Madre Ortega dejó su puesto como alcaldesa en Santa Coloma de Gramanet (Barcelona) porque sus fuerzas se le acababan, porque su fibromialgia acompañada de fatiga crónica no le permitía cumplir con sus funciones. Y dejó la alcaldía con dolor y por el dolor, pero siguió su lucha para mejorar la calidad de vida de las personas que sufren fibromialgia.

Manuela sigue en la política, un lugar desde donde puede actuar para dar más voz a la fibromialgia, para ayudar a reconocer la enfermedad, para no destrozar la salud emocional de los pacientes haciéndoles creer que no tienen nada, para dar a conocer una enfermedad desconocida, incapacitante, crónica y, sobre todo, dolorosa. La voz de Manuela de Madre es una más de entre las muchas que luchan contra un destino adverso, una más de esas mujeres que no se rinden.