Cansancio, dolor continuo, insomnio... Fatiga crónica y fibromialgia

Fibromialgia y fatiga crónica

¿Te sientes cansada y a pesar de que reposas lo suficiente no logras un descanso reparador? ¿Sufres dolores constantes y persistentes, rigidez en músculos y tendones? ¿Padeces insomnio sin ninguna causa aparente? Si has contestado de forma afirmativa a estas preguntas, puede que estés entre ese 3-6% de la población mundial que padece fibromialgia o el síndrome de la fatiga crónica.

Fibromialgia

Esta enfermedad fue reconocida como tal por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el año 1992 y, sin embargo, sigue siendo una dolencia muy desconocida. Esto se debe quizá a que se trata de una enfermedad "silenciosa" con múltiples y diversos síntomas que muchas veces se diagnostican por separado y no como dolencia global.

Fatiga extrema persistente, rigidez en músculos y tendones así como en el tejido blanco que los rodea, síntomas psicológicos como el insomnio, trastornos de diversa índole y pérdida de memoria son algunos de los síntomas que presenta esta enfermedad.

En algunos casos, los pacientes de fibromialgia pueden quedar incapacitados tanto para el trabajo como para desarrolar algunas actividades cotidianas. A pesar de que todavía no existe una cura definitiva para la fibromialgia, sí que contamos con diversos paliativos que tienen por objetivo mejorar la calidad de vida de los afectados. La educación y la información al paciente sobre lo que le está ocurriendo son de vital importancia, así como el ejercicio físico y mental, las terapias psicológicas y ciertos fármacos.

Síndrome de Fatiga Crónica (SFC)

A pesar de que mucha gente confunde este trastorno con la fibromialgia y aunque comparten varios síntomas, se debe distinguir entre una y otro.

El Síndrome de Fatiga Crónica tiene como síntomas principales los siguientes: fatiga física y mental intensa que no disminuye con el reposo y que incluso empeora, febrícula, disminución de la memoria, arritmias cardíacas, dolor de garganta, faringitis recurrentes, afonías y migrañas.

Puede que algunos de estos síntomas nos recuerden a los que se desencadenan debido a procesos gripales, y es que los últimos estudios sobre el Síndrome de Fatiga Crónica revelan que la causa principal de esta enfermedad se debe a una "infección vírica, bacteriana o tóxica" que altera el sistema inmunitario del paciente.

Los afectados por el síndrome pueden llegar a quedar postrados en la cama sin poder siquiera moverse, por lo que necesitan de ayuda de terceros hasta para las más insignificantes actividades de la vida cotidiana. Esto no sólo les afecta a ellos sino que millones de familias padecen la enfermedad de alguna u otra manera.

Ante todo, si sospechas que puedes ser una de las millones de mujeres de entre 20 y 50 años que sufren alguna de estas enfermedades, debes consultar con un especialista para que te realice las pruebas convenientes para diagnosticarlas o en su caso descartarlas.

Victoria C. Moreno  •  martes, 11 de marzo de 2014

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x