Las frases de amor más bonitas de Umberto Eco

Enamora a tu pareja con estas preciosas palabras de amor

María Cuevas

Las frases de amor más bonitas de Umberto Eco

El escritor italiano Umberto Eco ha dejado a la humanidad grandes frases sobre filosofía y diferentes reflexiones sociales, grandes bases para la actualidad, pero también ha hecho llegar su obra al campo sentimental y romántico, sobre todo con su novela El nombre de la Rosa, que le catapultó a la fama. Muchos le calificaban como un hombre del Renacimiento, y como tal, recopilamos algunas de sus frases de amor más bonitas. 

El romanticismo de Umberto Eco en frases de amor

Los grandes pensadores de la historia han dejado su legado reflexivo a través de sus obras. Muchas reflexiones filosóficas, sociales y políticas son el fruto de su trabajo, pero también ha habido tiempo de pararse a reflexionar sobre el amor. Así, Umberto Eco, concluía que: 'Nada hay que ocupe y ate más el corazón que el amor. Por eso, cuando no dispone de armas para gobernarse, el alma se hunde, por el amor, en la más honda de las ruinas'. Por esta cuestión siempre, aunque se esté enamorado, es importante ser dueño cada uno de su corazón, y saber qué necesita porque le hace bien y qué no necesita porque le hace daño.

Las frases de amor más bonitas de Umberto Eco

Una de las cosas que conlleva el enamorase es el sufrimiento, ya que la preocupación por quién queremos y por su bienestar siempre estará presente en la cabeza de quien ama: 'El verdadero amor quiere el bien del amado', explicaba Umberto Ecco, a quien no le falta razón, pues el deseo principal que mueve una relación sana entre dos personas que se quieren es el de la felicidad del amado y para ello a veces hay que aceptar cosas que pueden ser dolorosas.

La obra más conocida del autor italiano es El nombre de la rosa. En ella se habla de la sabiduría como necesidad para las personas, el ansia de conocimiento y reflexión. Bien empleada está en la obra la frase: 'El amor es más sabio que la sabiduría', porque lo cierto es que amando se aprende, amando se curan heridas (y se abren otras) y en definitiva, amar hace que cada uno pueda conocerse mejor para así poder ofrecer lo mejor de sí mismo a los demás.