La historia de amor que originó el Taj Mahal

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

El Taj Mahal es uno de los monumentos más emblemáticos de la India, pero suscita admiración en el mundo entero. El monumento en cuestión, que es un complejo de edificios a cada cual más espectacular, no es sino un monumento al amor, un mausoleo de recuerdos para que la mejor historia de amor del emperador Sha Jahan nunca pudiera olvidarse.

Amor a primera vista

Cuentan que fue en 1607 cuando el heredero del imperio Mongol, Sha Jahan, se enamoró a primera vista de una joven vendedora en un mercado. Por su condición no le permitieron volver a acercarse a la joven, sino que le obligaron a casarse con otra mujer de sangre real. Pero como la ley le permitía tener varias esposas, Sha Jahan, mantuvo su ilusión de poder empezar con aquella chica del mercado una historia de amor verdadero.

Y claro que lo consiguió. El flechazo tuvo que esperar cinco años, que fue el tiempo que pasó hasta que Sha Jahan pudo volver a ver a la mujer de sus sueños. Y le faltó tiempo para convertirla en su segunda esposa y en "la elegida del palacio", tal fue el nombre que adoptó la joven ya convertida en esposa del emperador. Así, Sha Jahan y Mumtaz Mahal formaron una extensa y adorable familia que destacaba por la admiración mutua de la pareja.

Pero a veces, las mejores historias de amor, esas historias que de tan felices no deberían tener un final, se ven interrumpidas sin que intervenga el desamor, sino el infortunio. Tras 19 años de amor, Mumtaz Mahal murió al dar a luz a uno de su numerosos hijos. Pero antes de morir aún tuvo tiempo para dejar a su marido las instrucciones precisas para mantener su amor eterno.

Recordar el amor

En su lecho de muerte, Mumatz Mahal le pidió a su marido que le construyera un hermoso lugar donde descansar y que fuera a visitarla cada año en el aniversario de su muerte. Por lo demás, parece que su recomendación fue que el emperador fuera feliz. Pero el emperador no podía ser feliz tras la muerte de su mujer, a la que amaba con toda su alma. Y comenzó la construcción del lugar más hermoso del mundo digno de la mujer más amada.

La construcción del Taj Mahal no solo le costó al emperador muchos años y dinero, sino también su título. Uno de sus hijos ocupó su lugar y decidió mantenerlo encerrado en vista de que su único pensamiento seguía siendo honrar y recordar a su esposa fallecida. Incluso en su encierro, Sha Jahan seguía manteniendo su corazón fiel su amada, pues gracias a un espejo podía contemplar cada día la tumba de su esposa. El Taj Mahal.

Se trata sin duda de una historia de amor triste, pero hermosa. Los deseos del emperador, que eran recordar su amor por toda la eternidad, han sido cumplidos con creces y así se mantiene el Taj Mahal como uno de los monumentos más bellos e impresionantes del mundo. Como un monumento al amor.

Puedes leer más artículos similares a La historia de amor que originó el Taj Mahal, en la categoría de Historias de amor en Diario Femenino.