Cinco consejos para aguantar a tus suegros los domingos

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Cada vez estamos más convencidas de que el mundo está pensando de tal manera que las relaciones de pareja se conviertan en una carrera de obstáculos. Con lo bonito que sería amarse, entenderse y divertirse juntos hasta el final de los tiempos...pero no, resulta que además de tu pareja está su familia y es una familia que organiza comidas dominicales. Tenemos algunos consejos para aguantar a tus suegros los domingos.

Cómo aguantar a tus suegros los domingos

Dicen que Dios creó el mundo en seis días y que el séptimo descansó. Pero se olvidó de poner en sus mandamientos que el descanso dominical debería ser para todos, porque a tus suegros no les va eso de descansar en domingo. No, ellos quieren reunir a toda su familia alrededor de su mesa y torturar a los allí presentes con preguntas, recomendaciones y amonestaciones varias. Pero para todo hay solución.

1 Ausencia. El primer y más recomendable consejo para aguantar a tus suegros los domingos es que no vayas. Puedes convencer a tu pareja con otros planes más jugosos o puedes negarte a ir directamente. Te enfrentas al dilema de ¿qué prefieres: una discusión de pareja o un domingo con los suegros?

2 Sonrisa. Como no siempre es posible negarse a ir a casa de los suegros tal día como un domingo, acude con una sonrisa. No muevas ni por un segundo la curvatura de tus labios porque lo aprovecharán para atacarte con alguna de esas lindezas tan propias de tu suegra. Tú sonríe.

3 Asiente. Sonríe y asiente. Di que sí, dales la razón como a los locos. Con tu asentimiento y tu sonrisa, pronto se cansarán de ti y centrarán su atención en otra persona que les dé más juego, tu cuñada, por ejemplo, si no conoce este secreto. Ten en cuenta que la empatía es una de las virtudes más importante del ser humano, sé empática y sonriente y todo acabará antes de que te des cuenta.

4 Resaca. Pasarte de copas el sábado tiene sus ventajas si el domingo tienes que ir a visitar a tus suegros. Esa niebla que la resaca ha instalado en tu mente te ayudará a no recordar lo que suceda en este domingo de convivencia familiar y el malestar físico hará que la verborrea de tu suegra te parezcan susurros de ángeles.

5 Urgencia. Eres una persona muy ocupada y vives con un estrés permanente, así que ya es hora de que tus suegros se den cuenta de que no tienes todo el tiempo del mundo, de que tu tiempo es oro y no puedes estar todo el domingo aguantando sus cositas. Abrevia las visitas dominicales alegando que tienes demasiadas cosas que hacer.