Pareja: qué cosas evitar en la primera discusión

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

En un mundo ideal no existirían las discusiones entre enamorados. Sin embargo, las relaciones de pareja reales se ven sometidas a mucha presión y es inevitable cierto conflicto interno o lo que se llama una bronca monumental o una discusión de pareja. Sabemos qué cosas evitar en esa primera discusión para que el conflicto no suponga el fin de la relación.

Lo que No debes hacer en la primera discusión

No sabes cómo ha ocurrido. Estabais tan enamorados, tan sonrientes, tan felices y tan ciegos que no lo visteis venir. Y de repente, estalló, allí, en medio de vuestro amor una tremenda discusión de pareja. En vuestra primera discusión conviene evitar ciertas cosas para que vuestras desavenencias futuras no se conviertan en un campo de batalla.

1 Insultos. Muchas personas insultan cuando están enfadas, pero desde luego no es la mejor forma de gestionar ni la primera discusión en pareja ni la vigésimo octava. Evita los insultos y las faltas de respeto por tu parte y tampoco las consientas por la suya.

2 Culpas. Resulta de lo más tentador cargar a la otra persona con la culpa del problema de pareja que ha estallado en esa discusión. Si somos realistas, el 99 % de las desavenencias conyugales encuentran una culpa compartida a partes iguales. Así que lo mejor es pegar un salto hasta la objetividad.

3 Reproches. Si estás enzarzada en una discusión con tu novio no sirve de nada empezar a reprocharle todo eso que no te gusta de él, sacar a colación sus defectos que nada tienen que ver con la solución o quejarte por otros comportamientos de pareja que no aportan nada a la discusión presente.

4 Pasado. Dicen que el pasado siempre vuelve, pero solo vuelve si tú quieres. En una discusión de pareja no es ético sacar a la luz los trapos sucios de su pasado, mucho menos establecer comparaciones de él y tu exnovio asegurándole que estás acostumbrada a gente mucho más razonable.

5 Razón. ¿Quién tiene la razón en una discusión de pareja? Todos queremos tenerla, pero la razón es algo que se divide como las culpas, a partes iguales. Las dos personas que formáis la relación tenéis visiones distintas de las cosas y puede que ambos estéis en posesión de la verdad. Vigila si vuestra primera discusión no se ha generado por una cuestión de incompatibilidad de caracteres. Esto te servirá para saber hasta qué punto puedes luchar por vuestro amor.